Quiché

Condenan a cuatro años de cárcel a hermanos por agresión contra periodista

El Tribunal Unipersonal de Sentencia Penal de Santa Cruz del Quiché condenó este lunes a los hermanos Antonio y Diego Itzep, a cuatro años de prisión conmutable, dos por detención ilegal y dos más por amenazas contra el comunicador Oswaldo Ical Jom, en Uspantán.

Por Héctor Cordero

Los hermanos Itzep conversan durante audiencia en el Tribunal de Sentencia Penal de Santa Cruz del Quiché. (Foto Prensa Libre: Héctor Cordero)
Los hermanos Itzep conversan durante audiencia en el Tribunal de Sentencia Penal de Santa Cruz del Quiché. (Foto Prensa Libre: Héctor Cordero)

Los condenados, que gozaban arresto domiciliario, permanecerán así hasta que quede en firme la sentencia.

Para no ir a prisión los hermanos Itzep podrían pagar una multa equivalente a Q5 por cada día de cárcel, lo que suma Q7 mil 300 cada uno, además no pagarán costas judiciales.

La jueza Alma Lissette Herrera Girón no aceptó que el delito de tortura, y manifestó que para eso el Ministerio Público (MP) deberá hacer una investigación aparte. Convocó a una nueva audiencia el próximo jueves 27 a las 14 horas para tratar el resarcimiento de daños.

Los hechos

Oswaldo Ical Jom llegó a la aldea Cotoxaj, Uspantán, el 12 de octubre del 2014, para darle seguimiento a la noticia sobre la desaparición y posterior asesinato de una niña, pero fue retenido por un grupo de pobladores que lo amarraron y lo llevaron a una escuela, donde según el afectado lo golpearon y obligaron a firmar un acta en la que aceptaba que pertenecía a una banda de secuestradores.

Ical Jom reconoció a los hermanos Itzep como las personas que lideraban el grupo.

Byron Abel del Valle, fiscal del MP relató que las investigaciones establecieron que los hermanos Itzep fueron los responsables de incitar al grupo. Además, de que cada vez que Ical se negaba a decir que era secuestrador le apretaban más una soga que tenía en el cuello.

Sentencia irrisoria

Ical Jom se mostró impactado por la sentencia y manifestó que "en parte esta es buena" porque se demostró que ellos fueron los responsables de haberlo retenido y golpeado. No obstante, la calificó de "irrisoria" por la multa impuesta de Q7 mil 300 para evitar la cárcel.

Esteban Celada, director del Centro para Acción Legal en Derechos Humanos (Caldh) dijo que es un pequeño paso para la justicia en el caso de agresión a periodistas; sin embargo, el hecho de que la pena sea conmutable da un mal mensaje a la población de Quiché, porque lo importante hubiera sido una condena con prisión para sentar un precedente.

Manifestó que esperaran tener la sentencia para evaluarla y no descartan presentar un amparo por la sentencia, para que el caso sea conocido por un tribunal de la capital.

Vicente Chivalán, defensor de los hermanos Itzep, señaló a Ical Jom de no ser periodista, y que el día los hechos no portaba los documentos de la motocicleta, licencia de conducir, ni un documento que lo acreditara como periodista y que dentro del proceso no se demostró que se gana la vida como periodista.

Cecilia Villalta relatora del mecanismo de  prevención de la tortura, presente durante  la audiencia, consideró que el caso no quedó en la impunidad porque hubo sentencia condenatoria, pero que faltó considerar que si habían elementos para integrar los delitos de tortura y de secuestro.

Oswaldo Ical Jom, agraviado, junto a defensores en la audiencia de sentencia por agresión y retención ilegal, en Quiché. (Foto Prensa Libre: Héctor Cordero)
Oswaldo Ical Jom, agraviado, junto a defensores en la audiencia de sentencia por agresión y retención ilegal, en Quiché. (Foto Prensa Libre: Héctor Cordero)