Quiché

Extraño caso alrededor de muerte de bebé inquieta a pobladores de Quiché

Habitantes de Santa Cruz del Quiché han recibido con cautela, asombro e intriga la noticia de una recién nacida que falleció en el hospital de Quiché y cuya familia asegura, revivió ya dentro de un ataúd en una funeraria.

Por Héctor Cordero

El hecho ocurrió en el hospital de Santa Cruz del Quiché. (Foto Prensa Libre: Héctor Cordero)
El hecho ocurrió en el hospital de Santa Cruz del Quiché. (Foto Prensa Libre: Héctor Cordero)

El pasado 30 de agosto una joven de 17 años acompañada de su madre llegó al hospital Regional de Quiché presentando dolores abdominales, fue ingresada a cirugía de mujeres y se determinó que tenía cinco meses de embarazo.

La noticia sorprendió a la madre de la menor porque desconocía el estado de su hija. Médicos atendieron a la joven madre quien dio a luz a una niña que declararon muerta al momento de nacer.

Julia Tipaz Santay, abuela de la niña fallecida,  relató que luego de declarar muerta a la recién nacida la trasladaron a la morgue.

Narró que contrató una funeraria para llevarse el cuerpo de su nieta, y seis horas después, cuando lo retiraban de la morgue, escucharon el llanto de un bebé, que afirman, provenía de la  pequeña caja de madera, inmediatamente la abrieron y observaron que la recién nacida respiraba, sollozaba suavemente y movía sus extremidades.

De regreso a la emergencia

La impresión fue tal que la abuela de la niña se desmayó, narraron algunos testigos. Luego el encargado de la funeraria corrió a la emergencia del hospital a pedir ayuda. Minutos después una médica llegó y les dijo que era imposible que la niña estuviera viva porque no había desarrollado sus órganos internos.

No obstante, la médica accedió a trasladar de nuevo a la bebé al hospital donde ratificaron que estaba fallecida.

“Son reflejos”

Lo que hizo más polémico el hecho fue que testigos presentes al momento que retiraban el cuerpo grabaron un video que muestra movimientos de la bebé que, pareciera, son porque respira. En la grabación una persona mueve la cabecita de la niña y sus extremidades, pero no responde.

Luego de observar el video la pediatra del Hospital Regional de Quiché, Ligia Terre, afirmó que los movimientos de la bebé son reflejos post morten, que pueden presentarse hasta 48 horas después de que un humano ha fallecido.

Añadió que por el tiempo tan corto de gestación —22 semanas— era muy difícil que sobreviviera ya que el hecho es considerado un aborto y no un nacimiento. “No se observa el movimiento del corazón lo que determina que no está respirando”, expuso.

Julia Tipaz Santay, abuela de la recién nacida fallecida, asegura que la bebé respiraba, pese a que ya había sido declarada muerta en el hospital. (Foto Prensa Libre: Héctor Cordero)
Julia Tipaz Santay, abuela de la recién nacida fallecida, asegura que la bebé respiraba, pese a que ya había sido declarada muerta en el hospital. (Foto Prensa Libre: Héctor Cordero)

Milton Gonzáles, otro jefe de la pediatría del hospital, dijo que los movimientos que vieron los familiares son reflejos medulares de movimientos musculares. Afirmó que a la bebé “se le hicieron todas las pruebas científicas para determinar su muerte” y se concluyó que la causa principal del fallecimiento fue prematuridad extrema.

Aseguró que al conocerse la noticia se pidió la versión de cada una de las personas que participaron en el procedimiento y todas coincidieron en que la bebé estaba muerta.

No hay denuncia 

Angel Escobar, jefe de la estación de Policía Nacional Civil (PNC) de Santa Cruz  del Quiché, informó que no recibieron alguna denuncia por el caso. “Puede ser que llegaron a la estación pero no presentaron la denuncia”, señaló el oficial.

Vista de la morgue de donde sacaron a la bebé. (Foto Prensa Libre: Héctor Cordero)
Vista de la morgue de donde sacaron a la bebé. (Foto Prensa Libre: Héctor Cordero)

Por su parte, Flavio Ruíz, auxiliar de la Procuraduría de los Derechos Humanos, expuso que ya realizaron las diligencias en el hospital y abrieron un expediente el cual sería enviado al Ministerio Público para su investigación.

Salomón Delgado, director del hospital Regional de Quiché, aseguró que cooperarán con toda información que les soliciten las autoridades si así lo requirieran.