Quiché

Vivienda colapsa a causa de lluvias en Nebaj

Una vivienda colapsó en la aldea Cambalam, Nebaj, Quiché, a causa las lluvias que cayeron por más de seis horas en este municipio y humedecieron la estructura de adobe, sin que se reportaran víctimas debido a que estaba deshabitada, informaron socorristas.

Por Héctor Cordero

Una vivienda deshabitada colapsó debido a la lluvia que cayó por seis horas en comunidad de Nebaj, Quiché. (Foto Prensa Libre: Héctor Cordero)
Una vivienda deshabitada colapsó debido a la lluvia que cayó por seis horas en comunidad de Nebaj, Quiché. (Foto Prensa Libre: Héctor Cordero)

El lugar donde se hallaba el inmueble se convirtió en una pequeña laguna y preocupó a los vecinos de Cambalam, a tres kilómetros del área urbana de Nebaj, donde habitan unas 60 familias.

Todas las viviendas de esa comunidad están construidas de adobe y lamina, lo que causa que sean más vulnerables a la humedad en época de lluvia.

Además, fuertes vientos derribaron varios árboles que bloquearon la carretera hacia ese  municipio. Los Bomberos Voluntarios de Nebaj y vecinos trabajaron por varias horas para retirarlos y dejar libre la vía.

La región norte del departamento, habitada por ixiles, siempre ha sido una zona húmeda debido a que llueve mucho, incluso en temporada de verano; sin embargo, la deforestación y conversión de áreas en tierras de cultivo causa que haya deslaves y en invierno, cuando las lluvias son más copiosas, lo que genera inundaciones y viviendas colapsadas por la humedad.

Una laguneta se formó en el lugar donde se hallaba vivienda, a causa de seis horas de lluvia. (Foto Prensa Libre: Héctor Cordero)
Una laguneta se formó en el lugar donde se hallaba vivienda, a causa de seis horas de lluvia. (Foto Prensa Libre: Héctor Cordero)

Envían maquinaria

Pedro Cobo, alcalde de Nebaj, informó que envió maquinaria al lugar para restablecer las cunetas y que el agua reposada pueda correr y secar el terreno.

Expresó que se reunió con todos los alcaldes auxiliares del municipio para entregarles números de contacto con las diferentes autoridades, tanto municipales como departamentales, porque sigue lloviendo y hay preocupación por un desastre más grande.

Además, todas las carreteras hacia las comunidades son de terracería, por lo que algunas podrían quedar intransitables debido a la crecida de ríos y el colapso de puentes y caminos.

Vecinos y socorristas retiran un árbol derribado por el viento en ruta hacia Nebaj, Quiché. (Foto Prensa Libre: Héctor Cordero)
Vecinos y socorristas retiran un árbol derribado por el viento en ruta hacia Nebaj, Quiché. (Foto Prensa Libre: Héctor Cordero)

Eladio Xirum, delegado de la Coordinadora Nacional para la Reducción de Desastres (Conred), se coordinó con el alcalde Cobo para buscar una solución.

Por el momento no hay riesgo de que en las casas vecinas ocurra algo similar, pero si sigue lloviendo las condiciones serían más riesgosas para los vecinos.

Xirum manifestó que hasta el momento no se reporta ninguna persona albergada.