Sacatepéquez

Exalcalde Adolfo Vivar recibe pena conmutable por resistirse a fiscalización

Un tribunal condenó a 3 años de prisión conmutables al exalcalde de Antigua Guatemala, Adolfo Vivar Marroquín, por no entregar documentos contables a la SAT.

Por Willian Cumes

El exalcalde Adolfo Vivar durante una audiencia. Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL
El exalcalde Adolfo Vivar durante una audiencia. Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL

El Ministerio Público (MP) informó que Vivar Marroquín no entregó la documentación contable que le requirió la Superintendencia de Administración Tributaria (SAT).

"De igual manera se negó a entregar las declaraciones de impuestos en relación de dependencia", señaló el MP.

Al no permitir que la SAT verificara el cumplimiento de sus obligaciones tributarias, el exfuncionario cometió el delito de resistencia a la acción fiscalizadora de la Administración Tributaria.

El MP no dio a conocer cuánto debe pagar Vivar Marroquín por cada día de cárcel.

Otro caso

Vivar Marroquín también es investigado por Fiscalía Contra la Impunidad del MP por los delitos de cohecho activo y peculado.

De acuerdo a la imputación, el funcionario desvió Q20 millones de quetzales por medio de seis empresas de cartón a las cuales el Concejo les adjudicó obras públicas que supuestamente no fueron realizadas.

El 13 de septiembre del 2012,  Adolfo Vivar y 10 personas más fueron capturadas en distintos puntos del país, señaladas de formar parte de una estructura dedicada a desviar dinero de la comuna.

Modalidades

De acuerdo con la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala (Cicig), varios miembros de una organización criminal, a través de la figura del exlcalde Vivar Marroquín, presuntamente se aprovechaban de los fondos de la comuna favoreciendo con contratos a sus familiares.

La estructura operaba a través de dos mecanismos:

  1. Creación de 10 empresas constructoras "de cartón" a las que se les adjudicaban proyectos sobrevalorados.
  2. Creación de planillas con información falsa para realizar pagos por servicios no prestados y así defraudar a la municipalidad.