Sacatepéquez

Han hallado en el reciclaje una fuente de ingresos 

La familia Hernández Cal ha encontrado un ingreso económico al recolectar productos para reciclarlos y posteriormente comercializarlos, de esa manera se han apoyado desde hace ocho años para salir adelante y contribuir con el ambiente.

Por Renato Melgar

Juan Pablo Hernández y su esposa Zoila Cal reciclan para sacar adelante a sus hijos. (Foto Prensa Libre: Renato Melgar).
Juan Pablo Hernández y su esposa Zoila Cal reciclan para sacar adelante a sus hijos. (Foto Prensa Libre: Renato Melgar).

Juan Pablo Hernández, de 72 años, recuerda que quien empezó a recolectar material como papel, metal y plásticos fue su esposa Zoila Cal, de 36, luego se unió toda la familia para agenciarse de fondo para los estudios de los siete hijos de ambos. Actualmente la familia vive en Sana Catarina Barahona, Sacatepéquez, donde reciclan.

“Hemos logrado equipar la casa con los materiales que recolectamos, por ejemplo, nuestra mesa fue de una familia que la iba a desechar. También nuestra ropa la hemos conseguido por medio del reciclaje, pero esto en fechas específicas, como para navidad las personas sacan productos que según ellos ya no sirven, pero nosotros los reutilizamos”, resaltó Hernández.

Por la falta de empleo y las condiciones económicas que atravesaban, fue el motivo que incentivó a Zoila Cal a comenzar con el reciclaje, para apoyar a su esposo en la economía del hogar y desde ese entonces ambos han logrado sacar adelante a sus hijos, aunque resaltan que los compradores ahora pagan menos por los productos.

Material útil

“Cada producto tiene su precio y se busca en barracos para hallar material reciclable, también pasábamos en las casas preguntando si tenían material que no utilizaban para reciclarlo y ahora cada vez que salimos siempre encontramos algo, porque hay objetos que para muchos no sirven o son basura, pero para nosotros es algo que tiene valor”, manifestó Cal.

Refirió que otra fuente de ingresos es el trabajo que le dio la comuna los fines de semana y se trata de mantener limpias las calles de la colonia Chirijuyú, pues entre semana se dedica a buscar material reciclable.

Hernández, su esposo, agregó que ahora varias personas recolectan material reciclable y eso ha ocasionado que bajen los precios de los productos que reciclan, pero siguen con este oficio porque saben que contribuyen al ambiente.

“otra de las causas que no dejamos de reciclar es porque mi esposo no tiene trabajo, por su edad le ha costado conseguir, por esa razón es que juntos reciclamos para sacar adelante a nuestros hijos principalmente apoyarlos en sus estudios para que no atraviesen lo que estamos pasando nosotros” refirió Zoila Cal.

“Cuando salimos vamos recogiendo lo que encontremos, las personas compran sus cosas nuevas y las que ya no usan lo tiran y esos es lo que utilizamos nosotros”, culminó Cal.





Agredece

Hernández agradeció a las personas que les han contribuido con los materiales que reciclan. Aseguró que con el trabajo en conjunto de toda la población se puede construir un país menos contaminado y de esa forma preservar más la naturaleza y dejar un ambiente más saludable a las nuevas generaciones.

“Si todos pusiéramos nuestro granito de arena no existiría tanta contaminación, la necesidad nos ha obligado a enseñarle a nuestros hijos a reutilizar muchos objetos que para otras personas ya no sirven”, mencionó Hernández respecto del reciclaje.

El mayor orgullo para la pareja es que a sus hijos no les ha faltado el sustento diario y en varias oportunidades las personas les han dado ropa entre los materiales reciclables. Su principal anhelo es que sus hijos sean profesionales.

Zoila Cal recicla para apoyar en la economía del hogar. (Foto Prensa Libre: Renato Melgar).
Zoila Cal recicla para apoyar en la economía del hogar. (Foto Prensa Libre: Renato Melgar).