Sacatepéquez

Monseñor José Ramiro Pellecer celebra 50 años de ordenación episcopal

Con motivo de conmemorar el 50 aniversario de ordenación episcopal de Monseñor José Ramiro Pellecer Samayoa, obispo emérito de la Arquidiócesis de Santiago de Guatemala, fue oficiada una misa a un costado la Catedral de Ciudad Vieja, Sacatepéquez, a la que asistieron decenas de feligreses.

Por Julio Sicán

Monseñor Ramiro Pellecer saluda a la feligresía después de la misa. (Foto Prensa Libre: Julio Sicán)
Monseñor Ramiro Pellecer saluda a la feligresía después de la misa. (Foto Prensa Libre: Julio Sicán)

En el altar improvisado fue colocada la imagen de la Inmaculada Concepción, patrona de la comunidad, que fue traída a esa parroquia de Sevilla, España en 1620.

Durante la homilía, la cual se llevó a cabo el sábado último, Ramiro Pellecer, agradeció a Dios por el don de la vida y su vocación sacerdotal, además recordó varias etapas y experiencias de su vida religiosa, entre las que destacó, su ordenación sacerdotal el 7 de noviembre de 1954 en la Catedral Metropolitana, junto a Hermógenes López Coarchita, asesinado el 30 de junio de 1978 y Vicente Santizo, quien asistió a la celebración.

Manifestó que la segunda etapa de su vida religiosa estuvo marcada por la ordenación episcopal que se llevó a cabo el 6 de enero de 1968 a solicitud del Papa Pablo VI, en el mismo lugar donde fue ordenado sacerdote por el cardenal Mario Casariego.

“He llegado al final de mi carrera, solo espero que el Señor se acuerde de mí”, expresó Pellecer, quien desde hace 31 años está a cargo de la Parroquia de San Felipe de Jesús.

Luis Felipe Valdez, vecino de San Felipe de Jesús, dijo sentir respeto y cariño por el prelado, porque es un guía espiritual no es solo para los católicos sino para quienes llegan en busca de consejos.

“Monseñor está perdiendo la vista pero a cambio se fortalece en sabiduría para enseñar el evangelio”, enfatizó.

En el altar improvisado se colocó la imagen de la Inmaculada Concepción que data de 1620. (Foto Prensa Libre: Julio Sicán)
En el altar improvisado se colocó la imagen de la Inmaculada Concepción que data de 1620. (Foto Prensa Libre: Julio Sicán)
Bendición

Brenda Mazariegos, católica, comentó que haber conocido al religioso hace 20 años fue una bendición, porque su acompañamiento ha sido la de un buen guía espiritual que ha estado en los momentos más difíciles de su vida.

“Le doy gracias a Dios por su vida y por haber sido un padre espiritual para mí”, dijo emocionada.

Las religiosas Bethlemitas agradecieron al obispo por su servicio de pastor a la Iglesia y el ejemplo de humildad y rectitud que ha demostrado en su vida de consagrado.

Otros sacerdotes también hicieron referencia a su vocación de buen pastor, que lo ha caracterizado como obispo que conoce a la Iglesia, sus problemas y virtudes.

Monseñor festeja junto a sus hermanos y amigos sus 50 aniversario de su ordenación episcopal. (Foto Prensa Libre: Julio Sicán)
Monseñor festeja junto a sus hermanos y amigos sus 50 aniversario de su ordenación episcopal. (Foto Prensa Libre: Julio Sicán)

Después del acto religioso, monseñor disfrutó de un almuerzo especial junto a familiares y amigos en el Centro de Convenciones de la Municipalidad, donde también compartió un pastel alusivo a su aniversario.

Sus hermanos Marta, Beatriz y Augusto también le agradecieron el apoyo que les ha brindado.

La celebración se extendió hasta este domingo, con una misa oficiada por Pellecer en la parroquia de La Merced.

Pellecer comparte el pastel alusivo a su aniversario de ordenación episcopal.(Foto Prensa Libre: Julio Sicán)
Pellecer comparte el pastel alusivo a su aniversario de ordenación episcopal.(Foto Prensa Libre: Julio Sicán)