San Marcos

Compra de una pastilla contra la náusea se convierte en angustia para madre y sus tres hijos

El viaje de una familia que iba de la capital a San Rafael Pie de la Cuesta, San Marcos, se convirtió en angustia, pues una mujer bajó del bus para comprar una pastilla contra la náusea, pero cuando regresó la unidad se había ido con sus tres hijos a bordo.

Por Whitmer Barrera

Los tres menores fueron resguardados por la Policía Nacional Civil y Policía Municipal de Tránsito a su llegada a San Pedro Sacatepéquez, San Marcos. (Foto Prensa Libre: Whitmer Barrera)
Los tres menores fueron resguardados por la Policía Nacional Civil y Policía Municipal de Tránsito a su llegada a San Pedro Sacatepéquez, San Marcos. (Foto Prensa Libre: Whitmer Barrera)

El hecho ocurrió el lunes último en Cuatro Caminos, San Cristóbal Totonicapán, donde como es habitual, la unidad de las Rutas Sinaloa se detuvo por unos minutos, lo que fue aprovechado por Gladys Tema para ir en busca de una pastilla para su hija más pequeña, pues esta padecía náuseas debido al viaje.

Sin embargo, cuando regresó la unidad ya se había ido, por lo que vivió momentos de angustia al no saber qué hacer para recuperar a sus hijos, de 10, 12 y 16 años.

“Yo bajé porque mi niña me dijo que tenía náusea y le pedí al piloto del bus que me diera un minuto para comprar una pastilla, pero cuando regresé ya no estaba. Me asusté mucho porque mis hijos ya no estaban”, comentó Gladys Tema, quien calificó de irresponsable la actitud del chofer.

Vecinos que ayudaron a la mujer comentaron que hubo irresponsabilidad tanto de la madre como del piloto del bus, por lo que hacen un llamado a las personas que viajan de esa forma para que por ningún motivo dejen solos a sus hijos en las unidades, pues se exponen a una serie de peligros, como en este caso, por ejemplo.

“Nos asustamos mucho porque mi mamá no se subió a la camioneta y le dijimos al ayudante, pero este respondió que adelante se iba a subir pero no fue así”, dijo uno de los menores.

La familia se reunió después de varias horas en la sub estación de la Policía Nacional Civil en San Pedro Sacatepéquez, San Marcos. (Foto Prensa Libre: Whitmer Barrera)
La familia se reunió después de varias horas en la sub estación de la Policía Nacional Civil en San Pedro Sacatepéquez, San Marcos. (Foto Prensa Libre: Whitmer Barrera)

Luego de varias horas, los tres hermanos llegaron a San Pedro Sacatepéquez en el autobús. Estaban asustados porque agentes de la Policía Nacional Civil (PNC) los esperaban mientras llegaba su madre.

“Viajamos a visitar a mis papás en San Rafael Pie de la Cuesta, pero la actitud de los señores de la camioneta provocó que me subiera la presión y me imaginé lo peor, porque mis hijos no saben viajar solos y casi nos echan a perder la Navidad”, comentó Tema.

Claudia Luther, jefa de la Policía Municipal de Tránsito de San Pedro Sacatepéquez, comentó que les solicitaron apoyo para ubicar el bus, por lo que efectuaron operativos en carretera hasta dar con la unidad en la que iban los menores.

“En San Isidro Chamac, San Pedro Sacatepéquez, las unidades motorizadas le hicieron el alto a varias camionetas Sinaloa porque no teníamos el número de placas, pero luego de que se revisaron dos unidades se localizó a los pequeños”, comentó Luther.

Las autoridades recomiendan a los padres de familia que viajan en bus que tengan  mucha precaución con sus hijos, ya que cuando estos se quedan solos son vulnerables a cualquier peligro.

Sin sanción

Según registros de la PMT de San Pedro Sacatepéquez, es la primera vez que sucede un caso de esta naturaleza, por lo que no se pudo determinar si fue negligencia del piloto o de la madre.

No obstante, los agentes solicitaron la solvencia del autobús y se determinó que no procedía una sanción, porque además, no hay base legal para estos casos.

“La camioneta estaba solvente y por haber olvidado a la señora no se pudo sancionar, a pesar de que era responsabilidad del piloto y el ayudante ver que todos los pasajeros estuvieran a bordo. No se pudo sancionar porque no hay base legal para castigarlos por la actitud de irresponsables", añadió Luther.