San Marcos

Descarga eléctrica mata a cinco tramitadores cuando colocaban árbol navideño

La alegría de instalar un árbol navideño se convirtió en tragedia, cuando cinco personas que colocaban la estructura murieron por una descarga eléctrica en la aldea El Carmen, Malacatán, San Marcos.  

Por Beatriz Tercero y Whitmer Barrera

Archivado en:

Ciudades San Marcos
Lugar donde se registró la tragedia en Malcatán. (Foto Prensa Libre: Whitmer Barrera).
Lugar donde se registró la tragedia en Malcatán. (Foto Prensa Libre: Whitmer Barrera).

Las víctimas completaban el adorno del árbol cuando la punta hizo contacto con el tendido eléctrico que transporta 13 mil voltios.

De acuerdo con información, las cinco personas eran tramitadores en la aduana que está en la frontera con México y decidieron apoyar a la comunidad para adornar las estructura.  

Bomberos Voluntarios indicaron que las cinco víctimas sufrieron quemaduras en distintas partes del cuerpo. 

Pobladores comentaron que desde hace 20 años se tiene la tradición de instalar el árbol navideño en la aldea y que lamentan la tragedia registrada este martes. 

Costernación

Las víctimas fueron identificadas por familiares como los hermano Álex Iván, de 17 años, y Urías, 19, de apellidos Chilel Pérez, así como Carlos Enrique Escobar Meléndez, 29, Arlen Josué de León Mazariegos, 30, y Leonel Alexánder Girón Martínez, 24.

Baldemar Chilel, tío de los hermanos fallecidos, relató que Urías se ofreció a ayudar a instalar el árbol, pero no se percató del tendido eléctrico, por lo que hizo contacto y se escuchó una explosión.

"Álex intentó rescatar a su hermano, pero también lo alcanzó la descarga eléctrica y murió en su intento", comentó el familiar. 

Ambos aprovechaban el tiempo de vacaciones para ofrecer trámites de importación y exportación de mercadería, asesoría en la gestión de pases para migración y pago de impuestos y aranceles; sin embargo, familiares lamentan que los sueños que tenían por brindarle una mejor calidad de vida a sus parientes quedaron truncados.

“Mis sobrinos solo en época de vacaciones trabajaban en la aduana, como cada año, pero lamentamos que por salir a ganar el pan de cada día les haya pasado esto", manifestó el tío.

Uríaas Chilel dejó en la orfandad a dos menores de 4 y 5 años. Los amigos lamentaron la pérdida, porque además del dolor los niños se quedaron sin el sustento diario y sin el estreno de Navidad como se los había prometido.

“Me contaba que necesitaba trabajar unas horas más para comprarle juguetes y ropa para el estreno de Navidad, lamentablemente los niños y la esposa se quedaron sin el único sustento para salir adelante en la vida”, expresó un amigo.

El más pequeño de los hermanos recién se graduó como bachiller, el otro terminaría la licenciatura en Educación el próximo año y ambos deseaban realizar proyectos de beneficio para sus vecinos, refirieron familiares.

El pueblo malacateco permanece consternado por la trágica muerte de los jóvenes y de inmediato se solidarizaron con las familias que permanecen en las afueras del Instituto Nacional de Ciencias Forenses.

Familiares y amigos de las cinco víctimas permanecen consternados esperando los
cadáveres. (Foto Prensa Libre: Whitmer Barrera)
Familiares y amigos de las cinco víctimas permanecen consternados esperando los cadáveres. (Foto Prensa Libre: Whitmer Barrera)

“Lamentamos que cuatro familias están sufriendo la perdida de cinco muchachos, emprendedores y trabajadores que han dejado un vacio profundo. Ellos solo pensaban en estas fechas especiales y por eso se ofrecieron a ayudar a la comunidad para instalar el árbol sobre la garita. Ahora nos dejaron destrozados”, expresó Emilio Gálvez, vecino de Malacatán.