San Marcos

Malacatán: Energuate suspende servicio de energía eléctrica a edificios municipales

Los edificios municipales, semáforos y alumbrado público de Malacatán, San Marcos, no cuentan con servicio de energía eléctrica, debido a la deuda de unos Q32 millones que tiene la comuna con la empresa Energuate.

Por Whitmer Barrera

En los postes de alumbrado público se observa este aviso que colocó Energuate. (Foto Prensa Libre: Whitmer Barrera)
En los postes de alumbrado público se observa este aviso que colocó Energuate. (Foto Prensa Libre: Whitmer Barrera)

Pobladores se sorprendieron la mañana de este martes al observar que los semáforos, el mercado municipal y dependencias de la comuna no tenían energía eléctrica. Además se observó en algunos postes de alumbrado público un aviso de la empresa, en donde se lee “cortado por falta de pago de la Municipalidad de Malacatán”.

La molestia y preocupación de los vecinos fue inmediata y esperan que las autoridades locales resuelvan pronto el problema que perjudica a muchas personas.

Mynor Amézquita, vocero de Energuate

“Entre los inmuebles que se quedaron sin energía eléctrica está la municipalidad, los baños públicos de la terminal de buses, el gimnasio, el rastro, el mercado número dos, la biblioteca y el salón municipal”.

“Lamentamos que las autoridades no hayan podido evitar que nuestro municipio se haya quedado sin energía eléctrica. Son edificios que no se deben quedar sin luz porque allí se prestan servicios urgentes. Los responsables también somos nosotros al atrasarnos con nuestros pagos, pero no creo que los vecinos tengan la conciencia de no pagar por el servicio que nos sirve a todos”, aseguró el vecino Rolando Ventura.

Carlos Maldonado, vecino de Malacatán, mostró su inconformidad por la medida de presión que realizó la empresa distribuidora, ya que los semáforos son necesarios en ese lugar, porque sirve de paso hacia la frontera con México.

“Se supone que el pago del alumbrado público va incluido en el recibo mensual, entonces no es lógico que corten ese servicio, porque aquí los semáforos son muy necesarios porque es uno de los municipios del departamento con mayor tránsito ya que comunica hacia la frontera”, enfatizó.

Energuate tomó la medida ante la negativa de la comuna de efectuar un convenio ante la deuda millonaria, por lo que los inmuebles afectados son los que tienen servicio a nombre de la municipalidad.

Mynor Amézquita, vocero de la empresa, confirmó que a consecuencia de la deuda se procedió este martes a suspender el servicio a los edificios municipales. Así como el servicio de alumbrado público del área urbana.

“Entre los inmuebles que se quedaron sin energía eléctrica está la municipalidad, los baños públicos de la terminal de buses, el gimnasio, el rastro, el mercado número dos, la biblioteca y el salón municipal”, detalló.

Deudas acumuladas

Desde hace ocho años, la municipalidad arrastra una deuda por el servicio de energía eléctrica que suministra a las bombas del servicio de agua para el área urbana; sin embargo, también se tiene otra deuda de hace siete años por el servicio de energía eléctrica de las oficinas de la municipalidad y por los locales comerciales del mercado número 2.

Según Energuate, solo tres de cada diez usuarios pagan por el servicio, lo que propicio que las autoridades municipales incrementaran la deuda, ya que también se procedió a suspender el servicio de las lámparas del alumbrado público y el servicio de semáforos.

Q32

millones es la deuda que la comuna de Malacatán tiene con la empresa Energuate.

Energuate detalló que por las 3 mil 976 lámparas que existen en el municipio, mensualmente consumen Q684 mil, pero se estima que solo el 29.7 por ciento de los usuarios pagan por el servicio, lo que representa una recaudación de Q.244 mil, por lo que se adeuda por parte de las autoridades ediles 46 facturas.

Hipólito Hernández, alcalde, responsabilizó a la empresa por los problemas de seguridad que se pudieran registrar por la falta de alumbrado público, pues señala que su municipio es uno de los más violentos del departamento.

“Con la suspensión del servicio de energía eléctrica no solucionan nada, al contrario perjudican a la población, porque si se da un hecho de violencia por falta de alumbrado público, Energuate sería el responsable”, aseguró el funcionario.

En relación con la suspensión del servicio en las bombas que abastecen de agua el municipio, Hernández aseguró que son 500 familias las afectadas; sin embargo, será conectado el servicio por gravedad para que las casas no se queden sin el fluido, aunque puede que sea irregular.

El jefe edil señaló que Energuate no ha aceptado lo que propone el Concejo, pues se aprobó Q.1 millón para pago del servicio y el remanente para el pago de la deuda de arrastre.