San Marcos

Familias afectadas por terremoto del año pasado permanecen en viviendas improvisadas

Unas mil 558 familias de Tacaná, San Marcos, que fueron afectadas por el terremoto del 7 de septiembre del 2017 demandan al Gobierno una pronta intervención para atender la falta de un techo digno para vivir, ya que cinco meses después no han recibido ningún tipo de ayuda como se les ofreció.

Por Whitmer Barrera

Familias construyeron casas temporales con láminas y madera porque el Gobierno les ofreció una vivienda formal. Sin embargo, las autoridades no han cumplido. (Foto Prensa Libre: Whitmer Barrera)
Familias construyeron casas temporales con láminas y madera porque el Gobierno les ofreció una vivienda formal. Sin embargo, las autoridades no han cumplido. (Foto Prensa Libre: Whitmer Barrera)

Con lámina y madera, los afectados construyeron casas, confiados en que pronto les entregarían la vivienda formal que les ofreció el presidente Jimmy Morales, en una visita que hizo después de la tragedia. Sin embargo, solo se conformaron expedientes que no tuvieron seguimiento.

La familia de Edelmira Berdúo Santizo, de la Democracia, Tacaná, tiene un hijo enfermo, a quien el polvo del piso de tierra le ha afectado el sistema respiratorio.

“No hay ayuda todavía porque mi ranchito donde hemos vivido estos cinco meses fue gracias al apoyo del comité de la comunidad que me ayudó para que cuatro personas viviéramos en esta casa de lámina. Nos afecta, porque ahorita está haciendo mucho frío y mi hijo más pequeño no se ha curado, de plano por el polvo y por las bajas temperaturas que entran al cuarto”, comentó Berdúo Santizo.

Hay otras familias que señalan que el sector más golpeado fue el que vive en extrema pobreza, quienes no cuentan con recursos económicos para construir una vivienda.

“Lamentamos que Dios mande este tipo de desastres a comunidades pobres, como la nuestra, porque somos personas que no llegamos a ganar más de Q30 al día y eso no permite que nosotros construyamos una casa. El Gobierno tiene la responsabilidad de voltear a ver a su pueblo y entregarle un techo digno como dice la Constitución”, expuso Néstor Bravo, vecino.

También se ofreció entregar materiales para techo mínimo, pero esa opción tampoco se cumplió. A través de las recomendaciones de la Procuraduría de los Derechos Humanos (PDH) se busca agilizar el proceso para las familias afectadas.

“Existe una problemática muy seria porque la mayoría de familias no cuentan con los recursos necesarios de subsistencia para resolver la falta de vivienda, tenemos entendido que están pernoctando en condiciones infrahumanas porque la reconstrucción no ha llegado”, comentó Luis Morales Castillo, auxiliar de la PDH.

Mil 64 viviendas registran daños moderados, pero de acuerdo con los propietarios no existe mayor riesgo ya que las grietas son menores. A ellos, también se les ofreció materiales para construir un techo mínimo, pero no se ha concretado.

Terreno de una de las viviendas que se destruyó por el terremoto del 7 de septiembre del 2017. (Foto Prensa Libre: Whitmer Barrera)
Terreno de una de las viviendas que se destruyó por el terremoto del 7 de septiembre del 2017. (Foto Prensa Libre: Whitmer Barrera)

Reconstrucción 

Hoy se cumplen 152 días del terremoto y la Coordinadora Nacional para la Reducción de Desastres (Conred) desconoce  por qué se atrasó el programa de reconstrucción. A finales del 2017 se  planificó iniciar con 400 viviendas.

“En noviembre se tuvo una reunión y quedaron que iba a ver una primera fase de reconstrucción”, explicó Gustavo Arana, delegado de la Conred.

Aldo García, ministro de Comunicaciones, indicó que el proceso está a cargo del Viceministerio de la Vivienda.