San Marcos

Vecinos conectan de manera ilegal el servicio de energía eléctrica en Malacatán

Después de bloquear las rutas principales hacia la frontera con Mèxico, un grupo de personas irrumpió de forma violenta en la subestación de Energuate con la finalidad de conectar el servicio de energía eléctrica luego de permanecer 33 días sin el suministro, lo cual afectó a siete mil usuarios del área urbana de Malacatán, San Marcos.

Por Whitmer Barrera

El alumbrado público volvió luego de la conexión ilegal que hizo un grupo de vecinos de Malacatán. (Foto Prensa Libre: Whitmer Barrera).
El alumbrado público volvió luego de la conexión ilegal que hizo un grupo de vecinos de Malacatán. (Foto Prensa Libre: Whitmer Barrera).

De acuerdo con la empresa, el grupo de vecinos que ingresó de manera violenta a las instalaciones agredió al personal de seguridad para poder hacer la reconexión.

Mynor Amézquita, vocero de Energuate, lamentó la acción de los pobladores y se desligó de otras fallas que pudieran registrarse por la manipulación ilegal del servicio.

“Esperamos que la manipulación en la subestación no cause daños a los transformadores de potencia y otras instalaciones que pueda derivar en la inutilización completa y afecten otros circuitos”, expuso.

Algunos vecinos comentaron que la mesa de diálogo instalada para restablecer el servicio no fue efectiva, por lo que decidieron tomar la medida de irrumpir en las instalaciones.

“Con la compañía de un grupo de electricistas llegaron los vecinos de diferentes comunidades para apoyar a los usuarios del casco urbano y se determinó que las palancas estaban bajadas y no se trataba de una falla como nos habían dicho, porque al subirlas regresó la luz”, comentó un vecino que pidió el anonimato para evitar represalias.

Otro vecino aseguró que, luego de haber conectado el servicio, se organizaron en grupos para resguardar las instalaciones y evitar que personal de la empresa llegue a desconectarlo. Asimismo aseguró que continuarán defendiendo su derecho a utilizar el suministro.

“Lo hemos manifestado desde el día que se fue la luz, que estamos siendo afectados quienes estamos al día con los pagos y no es justo que la empresa y las autoridades nos tengan a oscuras, provocando pérdidas millonarias en la economía de este municipio fronterizo. Por eso nos hemos organizado para hacer guardia en la estación para que no vuelvan a desconectarlo”, comentó el comunitario.

Las calles volvieron a iluminarse después de 33 días de permanecer sin el servicio en el área urbana de Malacatán. (Foto Prensa Libre: Whitmer Barrera).
Las calles volvieron a iluminarse después de 33 días de permanecer sin el servicio en el área urbana de Malacatán. (Foto Prensa Libre: Whitmer Barrera).

La Comisión Presidencial Coordinadora de la Política del Ejecutivo en Materia de Derechos Humanos (Copredeh), a través de su delegada departamental Esperanza López, señaló que no se ha podido establecer lo que realmente pasó y que en el lugar se vive un ambiente tenso, pero esperan que el diálogo que se ha establecido con autoridades departamentales y ejecutivos de la empresa continúe para concretar los acuerdos en los que se venía trabajando.

“La desesperación de las personas en el municipio ya era bastante fuerte y provocó este tipo de acciones, pero hasta el momento no tenemos la información oficial porque estamos tratando de contactar a los vecinos. Se percibe un ambiente tenso, pero les recordamos que tenemos un proceso abierto de diálogo para concretar los acuerdos entre el alcalde municipal y la empresa para mantener la paz y la tranquilidad en el área”, expresó López.

Según la Copredeh, los hechos registrados la noche del martes no deben interrumpir el diálogo que se viene trabajando y que para el miércoles o jueves de esta semana se espera que se afinen los últimos detalles para llegar a acuerdos para la condonación de la deuda de hasta el 60 por ciento en exoneración de intereses y que la municipalidad reconozca una deuda de unos Q32 millones.

En tanto, Energuate aseguró que la acción violenta de los vecinos afecta el proceso de normalización que estaban efectuando con las autoridades departamentales, municipales y representantes de la sociedad civil.

Cientos de personas permanecieron en las calles de Malacatán organizándose para evitar que desconecten el servicio de nuevo. (Foto Prensa Libre: Whitmer Barrera).
Cientos de personas permanecieron en las calles de Malacatán organizándose para evitar que desconecten el servicio de nuevo. (Foto Prensa Libre: Whitmer Barrera).