Suchitepéquez

Ya no platicarán en las gradas del campo

Mynor Efraín Vargas Chinchilla de 23 años y Bernardino Xunac Pérez, de 30, fueron asesinados a balazos la noche de este viernes en el interior del campo de futbol conocido como Borrayo de León Sur, de Cuyotenango, Suchitepéquez.  

Por Cristian I.Soto

Vecinos de Cuyotenango, Suchitepéquez, observan los cuerpos de Mynor Efraín Vargas Chinchilla, de 23 años y Bernardino Xunac Pérez, 30, muertos a balazos. (Foto Prensa Libre: Cristian I. Soto)
Vecinos de Cuyotenango, Suchitepéquez, observan los cuerpos de Mynor Efraín Vargas Chinchilla, de 23 años y Bernardino Xunac Pérez, 30, muertos a balazos. (Foto Prensa Libre: Cristian I. Soto)

Vecinos informaron a la Policía Nacional Civil que las victimas siempre platicaban en la noche en las gradas del campo y desconocen quién les disparó. Los cuerpos quedaron en un espacio tipo camerino, a un costado del graderío general sur del campo.

Gregorio García, vecino, dijo que conocía a Bernardino. “Nino, como le decíamos de cariño, era una persona trabajadora, él se encargaba de barrer las calles del municipio, trabajaba con el equipo de campo de la Municipalidad Cuyoteca. Desconocemos por qué la quitaron la vida, pues él no se metía con nadie. Pedimos a las autoridades encargadas de brindar seguridad que patrullen constantemente en la zona por seguridad de los propios vecinos”. 

Valentina de León, otra vecina, informó que estaban a punto de cenar cuando escucharon varios balazos.

“Nos asustamos porque la noche estaba en silencio, cuando de repente unos cinco disparos se escucharon en el campo. Yo les dije a mis hijos que cuidado y salían a ver qué había pasado. Pero los vecinos salieron rápido y llegaron con la noticia que habían matado a dos en las gradas del campo de futbol. Es la primera vez que pasa un hecho de violencia de esa magnitud en este sector”, expresó.

Fiscales del Ministerio Público localizaron seis casquillos del arma utilizada en el ataque. Luego de tres horas de trabajo para recabar las evidencias, levantaron el acta de rigor para trasladar los cuerpos a la morgue del Inacif de Mazatenango.