Coma sano y disfrute del verano

En esta época del año, es aconsejable que nuestra alimentación sea rica en antioxidantes que compensen los efectos de la radiación solar en la piel y, por supuesto, con alto contenido en líquidos. La dieta para los días calurosos debe nutrir y refrescar.

Por redacción Vida

Las frutas de color rojo, amarillo y anaranjado son ricas en betacaroteno,  nutriente importante en el  procesos de renovación celular del ser humano.  Foto: Hemeroteca PL.
Las frutas de color rojo, amarillo y anaranjado son ricas en betacaroteno, nutriente importante en el procesos de renovación celular del ser humano. Foto: Hemeroteca PL.

Lo fundamental es incluir en la dieta alimentos con alto contenido en agua, vitaminas, minerales y fibra que mitiguen las consecuencias de las altas temperaturas y ayuden a depurar el organismo elevando nuestro estado de bienestar.

Especialistas en nutrición recomiendan recurrir a las verduras, hortalizas y frutas de temporada; garantizar una adecuada hidratación, sobre todo en las horas de más calor bebiendo agua regularmente, y proteger la piel de la oxidación que provoca el sol y por consiguiente el envejecimiento y manchas en la piel.

¿Qué se puede comer?

◾Alimentos ricos en vitamina C, antioxidantes naturales que mejoran la producción de colágeno, que es la proteína que mantiene la piel tersa y elástica, se encuentra en el kiwi.

◾También los pescados azules y el atún con alto contenido en ácidos grasos insaturados como el ácido oleico que ayuda a mantener la piel hidratada y estructurada.

◾Los alimentos ricos en vitamina A son importante en los procesos de renovación celular, se encuentran en los huevos, lácteos y los betacarotenos (verduras de hoja verde y hortalizas y frutas de color rojo, amarillo y anaranjado como la zanahoria, melocotón, piña y albaricoque.

◾La vitamina E es un antioxidante y evita la generación de radicales libres y la aparición de manchas en la piel. Esta vitamina se encuentra en alimentos de origen graso, como aceites, cereales de grano entero, vegetales de hoja verde y frutos secos.

◾Las vitaminas del grupo B, son beneficiosas para el cabello que se reseca y se vuelve quebradizo con el sol y la sal del mar perdiendo brillo. También el selenio es un mineral antioxidante natural que encontramos en carnes rojas y blancas, pescados, ostras y mejillones, cereales como trigo o centeno, además de huevos, frutas y verduras como pimientos, tomates y cítricos.

Viva el verano

Es conveniente recordar que la palabra dieta no significa dejar de comer o excluir radicalmente algún alimento, sino balancear la ingesta diaria. Por ello la dieta de verano debe ser variada, equilibrada y alejada de raciones excesivas.

◾Los platos principales de la comida y cena deben ser refrescantes y nutritivos. Recurrir a las ensaladas y hacerlas con ingredientes variados y añadirles algo de pasta o legumbre para que sean más completos.

◾Recurrir a sopas y cremas frías como, gazpacho y crema de pepino, que refrescan e hidratan.

◾Los vegetales y hortalizas es mejor comerlas crudas que cocinadas ya que las altas temperaturas destruyen parte de sus propiedades alimenticias.

◾Comer más pescado y en menor medida, carne, para aprovechar los ácidos grasos y para que las digestiones sean más ligeras. Cuando se opte por la carne elegir cortes magros, no grasos.

◾El consumo de agua es fundamental por sobre todo en esta época. Se recomienda tomar entre 1,5 y 2,5 litros diarios, y aporte contínuo sobre todo en las horas más calurosas.

◾Evitar el consumo de refrescos azucarados por la gran cantidad de calorías extras que contienen. Además hacen sentir más sed convirtiéndose en un círculo vicioso.

◾Evitar bebidas alcohólicas: el alcohol deshidrata la piel y retiene líquidos, nos hincha.

◾La cena debe ser lo más ligera posible para descansar mejor. Es preferible comer una verdura y un pescado a la plancha, que un huevo frito con patatas y un helado.

◾Para terminar las comidas es mejor un postre que puede ser un jugo natural. Evitar los jugos envasadas por que contiene azucares añadidos.

◾Con el calor de estos días se apetece un helado, pero hágalo en casa, con jugos naturales y sin azúcar. Si se consumen en los comercios de neverías, que sea en forma moderada y preferir los de hielo no los cremosos.

◾Tomar en cuenta la seguridad alimentaria que significa proteger los alimentos refrigerados, sobre todo las carnes, pescados y mariscos para evitar infecciones alimentarias.

◾No olvidar el ejercicio en estos días de cielos despejados que permite actividades al aire libre. Nadar, pasear y montar en bicicleta son buenas opciones.