Política

Confianza entre partes es vital en la transición

Comienza la etapa de transición del nuevo gobierno y los equipos deberán demostrar la suficiente confianza y transmitir la información necesaria para que el nuevo mandatario pueda comenzar de buena manera su gestión, opinaron expertos en el programa Diálogo Libre.

Por Manuel Hernández

La forma como se va a trasladar la información en este período de transición entre el gobierno de Alejandro Maldonado y el equipo del presidente electo, Jimmy Morales, así como la integración del gabinete, fueron analizadas por Caryl Alonso, consultor en política y gestión pública, y por Javier Brolo, politólogo de la Asociación de Investigación y Estudios Sociales (Asíes), en el programa Diálogo Libre, que se transmite por www.prensalibre.com.

¿Cómo debe hacerse este proceso de transición y qué prioridades deben traspasarse a la nueva administración?

Brolo: El principal objetivo de la transición es que el gobierno entrante cuente con la información que necesita como punto de partida para empezar a ejecutar su plan de gobierno. Ha sido no tan eficiente la transición en el sentido que gobiernos anteriores siempre le reclaman al gobierno saliente que no había información y que tuvieron que empezar de cero.

La prioridad del presidente Maldonado es evitar que esa situación se repita y que el gobierno entrante tenga todos los elementos de diagnóstico como punto de partida para empezar a ejecutar un plan.

¿Son suficientes dos meses para que la nueva administración aprenda el quehacer del Estado y sus prioridades?

Alonso: Yo quisiera llevar esto a tres planos distintos, uno es el proceso técnico que nos plantee la recuperación de información sobre el comportamiento del Estado y cómo quedan los procesos de carácter operativo en relación a la atención ciudadana, divididas en varias partes: salud, seguridad con el nivel de coberturas y el desempeño que tenga cada entidad. Esa parte técnica va a armonizarse con los sistemas de información que tenga Segeplan. El proceso de carácter político está basado en la metodología de transición, uno de carácter estratégico, organizacional y funcional.

¿Cuáles son los aspectos vitales que deben tomarse en este proceso de transición?

Brolo: Se debe prestar atención a aquellas cosas que podrían implicar un riesgo para que la transición sea exitosa. Hay que poner énfasis en el poder humano, cuáles son las condiciones que van a facilitar y permitir que esta transición funcione. Lo primero es que haya voluntad de compromiso y confianza entre ambas partes.

Alonso: En adición a lo que dice Javier, tres aspectos. El primero: este es el momento que va a posicionar el papel del vicepresidente en materia de conducción de los gabinetes que este gobierno necesita.

Otro está relacionado con los niveles de organización, una transición de esta naturaleza puede correr riesgos y peligros, y uno de los riesgos es que la acumulación de información se concentre en una vicepresidencia que no tenga los enlaces suficientes para la conducción de los ministerios.

¿Qué tanta incidencia puede tener en el proceso de transición el hecho de que el presidente electo no vaya a anunciar quiénes integran su gabinete sino hasta la tercera semana de diciembre?

Brolo: Definitivamente, esta es una enorme inquietud; es muy difícil entregar un Estado a quien no se sabe si va a conducir la institución o no, porque habría un desgaste del actor que entrega y dárselo a alguien que quizá sea el ministro o quizá no. Hay un momento técnico y un momento político. En el primero es importante crear la infraestructura de cómo se va a ordenar la información, y en el otro es la persona que va ejecutar el plan de gobierno.

¿La presencia de estos dos ex vicepresidentes —Rafael Espada y Eduardo Stein— compensa la ausencia temporal del gabinete?

Alonso: Yo tengo la percepción de que hay un acto de buena fe por parte del presidente Maldonado en estos dos nombramientos, que en realidad no representan una garantía, sino que son observadores externos del proceso. Un problema que puede ocurrir y que no se ha visto es la disputa interna, pero entre corrillos se sabe que hay alrededor de seis gabinetes en lista, esperando poder participar como parte de la conducción de este gobierno.

¿No cae en saco roto recibir información del equipo técnico y no estar la persona responsable que dirigirá algún ministerio?

Brolo: Yo creo que hay dos momentos: el técnico y el político. Ahorita estamos en el momento técnico, en el cual se debe crear una infraestructura de cómo administrar toda esta información que está ordenada en distintos gabinetes para darle continuidad a lo que funciona. Sin embargo, no se puede quedar en solo recibir la información. Se debe decidir qué hacer con lo que se encontró y ahí es donde Jimmy Morales y Jafeth Cabrera tendrán que designar a ese gabinete para que entonces se pueda asumir la responsabilidad de tomar decisiones.