Internacional

Activistas convocan campaña contra plan de deportaciones en EE.UU.

Defensores de los inmigrantes indocumentados levantaron el martes en Los Ángeles, California  (EE.UU.) , su voz de protesta contra el supuesto plan del Gobierno de deportar a cientos de familias centroamericanas, tal como lo informó un medio nacional.

Por Los Ángeles/AP/AFP/EFE

Grupo de inmigrantes centroamericanos pide su legalización en EEUU.
Grupo de inmigrantes centroamericanos pide su legalización en EEUU.

“Pedimos al presidente (Barack) Obama que respete el debido proceso que tienen los inmigrantes centroamericanos. Ellos están huyendo de la violencia y no podemos enviarlos de regreso hacia la muerte” , dijo a EFE Ángela Sanbrano, presidenta del Centro de Recursos Centroamericanos  (CARECEN) .

Sanbrano fue una de las representantes de más de una decena de organizaciones locales que convocaron el martes a una campaña nacional, que contempla llamadas telefónicas a la Casa Blanca, para impedir que se desarrolle el plan de deportaciones, el cual fue dado a conocer días atrás por el periódico The Washington Post.

Según las informaciones, entre los primeros afectados figuran inmigrantes que recibieron una orden final de deportación desde el 1 de enero del 2014, incluidos niños y adultos centroamericanos que no se presentaron a sus audiencias en corte.

“El Salvador y Honduras no están en guerra, pero siguen siendo uno de los países más violentos del mundo y eso no lo pueden olvidar”, advirtió Mario Oporto, vocero de CCESLA, agrupación que reúne más de una decena de organizaciones salvadoreñas.

“Pedimos al presidente (Barack) Obama que respete el debido proceso que tienen los inmigrantes centroamericanos. Ellos están huyendo de la violencia y no podemos enviarlos de regreso hacia la muerte” , dijo Ángela Sanbrano,

A la convocatoria se han unido iglesias de varias denominaciones religiosas, que anunciaron que el Movimiento Santuario está listo para dar refugio en templos de 31 estados a familias y niños inmigrantes.

Para Fernando Romo, abogado experto en inmigración, el mayor desafío para orientar legalmente a los inmigrantes es tener las pruebas que certifiquen su necesidad de refugio o asilo político, porque “los jueces son estrictos en esta clase de pruebas” .

Romo asegura que si se perdió el caso, se puede apelar y en medio de este proceso las autoridades no podrían deportar a los inmigrantes, incluso las personas que ya tienen una orden de deportación pueden solicitar al DHS detener el proceso de expulsión.

“Necesitamos que la gente se informe, que busque ayuda en las organizaciones comunitarias y a los que no son afectados que nos ayuden en esta causa” , indicó Jorge Mario Cabrera, directivo de la Coalición por los Derechos Humanos de los Inmigrantes de Los ngeles  (CHIRLA) .

Las organizaciones tienen previsto empezar hoy llamadas a la Casa Blanca para pedir que se desista de este plan de deportaciones.

En una declaración a EFE, la portavoz de la Oficina de Inmigración y Aduanas  (ICE, en inglés), Gillian Christense, defendió ayer que las medidas anunciadas por el presidente Barack Obama en noviembre del 2014 convertían en prioridad para la deportación a “los individuos que representan una amenaza para la seguridad nacional, la seguridad pública y la seguridad fronteriza” .

“Esto incluye a individuos, que ya sea solos o con miembros de su familia, han sido detenidos al intentar entrar ilegalmente en Estados Unidos, cruzaron la frontera de forma reciente y han recibido una orden final de deportación el 1 de enero 2014 o después de esa fecha” , añadió la vocera.

Exhortan a Obama que detenga posibles redadas

Unas dos docenas de líderes religiosos y activistas pro-inmigrantes condenaron el martes las posibles redadas de familias centroamericanas con órdenes de deportación y exhortaron al gobierno del presidente Barack Obama que cancele el presunto plan de las autoridades de inmigración. 

“Esta es la primera vez que sabemos que el gobierno de Obama planea redadas enfocadas en gente indefensa, que huye de la violencia”, dijo Kika Matos,

“Esto es una aberración moral. Es un plan inhumano y nos unimos en un círculo de protección a prácticamente todas las comunidades de fe. Estamos indignados y no vamos a dejar que esto pase” , dijo David Farley, director de ministerios de justicia y compasión de la Conferencia de California-Pacífico de la Iglesia Metodista Unida.      

La reacción de los ministros y activistas ocurrió al mismo tiempo que una red nacional de decenas de organizaciones pro-inmigrantes dijo que realizará marchas y protestas en varias ciudades del país, comenzando con una manifestación el miércoles en Washington D.C. 

“Esta es la primera vez que sabemos que el gobierno de Obama planea redadas enfocadas en gente indefensa, que huye de la violencia” , dijo Kika Matos, representante de la red Movimiento para una reforma Migratoria Justa, que agrupa a 45 organizaciones en 35 estados.      

“El Salvador y Honduras no están en guerra, pero siguen siendo uno de los países más violentos del mundo y eso no lo pueden olvidar”, advirtió Mario Oporto,

“Por eso es que estamos reaccionando tan enérgicamente y movilizando a todas las organizaciones del país” , agregó.

El presunto plan fue reportado primero en la víspera de la Nochebuena por el Washington Post. Sería realizado por el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas  (ICE por sus siglas en inglés) e incluiría a inmigrantes que han sido detenidos al tratar de ingresar a EEUU de manera ilegal y aquellos que tienen órdenes de deportación a partir de enero del 2014.       

El ICE sólo ha dicho que seguirá enfocándose en personas que “representan amenazas a la seguridad nacional, seguridad pública y seguridad fronteriza” .       

El gobierno de Obama deportó este año fiscal la menor cantidad de inmigrantes desde el 2006.

De los 235.413 deportados durante el año fiscal que terminó el 30 de septiembre, la mayoría eran convictos por delitos graves       

Activistas dicen que enviar de regreso a su vecindario a inmigrantes que escapan de las violentas pandillas centroamericanas equivale en muchos casos a una sentencia de muerte, dado que pandilleros matarían a los deportados por haber huido, dijeron activistas centroamericanos.       

“Si supiéramos que van para sus casas nos sentiríamos mejor pero los van a matar si son deportados” , dijo Daniel Chávez, representante de la organización salvadoreña Comité de Sunseños en California.       

Las posibles redadas también son contraproducentes porque muchos de los centroamericanos con órdenes de deportación podrían reabrir sus casos si tuvieran ayuda legal, según abogados de inmigración.       

En vista del presunto plan, iglesias en varias ciudades del país están considerando abrir sus puertas para albergar y proteger a familias centroamericanas en riesgo de ser deportadas, dijo Noel Andersen, coordinador de Church World Service, organización que aboga por refugiados.       

Pero aunque algunas iglesias han dicho que podrían servir como “santuario” estas familias, hasta ahora ninguna ha albergado a un inmigrante, agregó Andersen.