Iniciar Sesión
Registrarse
  Preguntas frecuentes
  |  
¿Olvidó su contraseña? 

Prensa Libre

03/01/13 - 00:00 Cultura

Arte religioso en todo su esplendor

Una colección de arte religioso colonial relacionada con el Adviento puede apreciarse en el coro alto de la Basílica de Nuestra Señora del Rosario, con la finalidad de recaudar fondos para la restauración del claustro de Santo Domingo.

La muestra, con el título “Un niño se nos ha dado”, es la segunda organizada por el Patronato de Santo Domingo, una asociación creada con fines culturales y museísticos con el objetivo de colaborar con los sacerdotes dominicos en la protección y conservación de las obras de arte que resguarda la basílica.

La exposición, que se encuentra abierta actualmente, gira en torno al Niños Dios. Algunas piezas son las que normalmente están en la iglesia, pero otras no están a la vista del público.

“La colección es muy importante porque muestra una gran riqueza artística. Todos los niños que se muestran son de advocación del Dulce Nombre de Jesús, imágenes que tienen mucha historia en la tradición guatemalteca”, comenta Mario Roberto Maldonado, del Patronato de Santo Domingo.

Uno de los niños que se exponen tuvo una cofradía muy fuerte, parecida a la de la Virgen del Rosario. “Cuentan que la imagen salía en procesión todos los domingos. Pero con el paso de los años esta tuvo un declive en cuanto a su feligresía y quedó guardada en el convento”, agrega Maldonado.

Otra escultura importante es la de San José con el Niño Jesús. Esta se le atribuye a Alonso de Paz, y está catalogada como una obra máxima de la escultura colonial guatemalteca. Tiene mucho movimiento y respeta las características del Barroco en cuanto a la escultura del país, según comenta el arquitecto.

También se puede apreciar una colección de niños, algunos de talla completa y otros de bastidores. Además, un Santo Domingo niño y un misterio que perteneció al convento en Antigua Guatemala, y que aún lo conservan los padres dominicos.

“Hay dos ángeles, que hipotéticamente, según nos contaron expertos, pertenecieron a una serie de siete, pero estos, el Arcángel Gabriel y Rafael, fueron modificados y ahora están a los lados de Santo Tomás de Aquino”, acota Maldonado.

La única pieza que no es guatemalteca es un Niño Jesús traído de España, del convento de Saragoza. Cuando este cerró, repartieron las imágenes por América. “El padre José Killes, quien estuvo como párroco aquí, fue muy devoto a esa imagen mientras estudiaba en el país europeo. Cuando él vio que el Niño lo habían traído a Guatemala se puso muy contento”, cuenta Maldonado.

La muestra también incluye tres cuadros de la Natividad, de autores desconocidos, pero todos de la época colonial.

La exposición estará abierta hasta la primera semana de febrero.

POR LUCíA HERRERA /

Niños

Las representaciones del Niño Jesús generalmente son de infantes regordetes y musculosos.  Los  artistas querían indicar que se trata de un niño diferente a los demás, pues es de naturaleza divina.

Ángeles

Los seres espirituales tienen un rol protagónico en la  Natividad. A estas imágenes, probablemente les quitaron las alas para ubicarlas en la capilla donde se encuentran ahora, a los costados de Santo Tomás de Aquino.

San José

Esta imagen corresponde al  período Barroco, por su movimiento, con ropajes sueltos y volátiles que no obedecen a la ley de la gravedad. La pierna izquierda está adelantada, utilizando una antigua técnica de la escultura clásica.  


Herramientas

© Copyright 2012 Prensa Libre. Derechos Reservados.

Se prohibe la reproducción total o parcial de este sitio web sin autorización de Prensa Libre.