Registrarse ¿Por qué registrarse?

Con tu usuario podrás:


- Ingresar al visor de la edición impresa
   de Prensa Libre

- Comentar cada nota publicada
   *ver términos y condiciones de uso
   del portal

- Obtener beneficios y promociones
   para usuarios registrados de
   Prensalibre.com


Olvidó su contraseña?

25/02/13 - 00:00 Cultura

Libros digitales son otra opción para publicar

Internet no solo ha revolucionado la forma en que los lectores pueden acercarse a la literatura, sino también ha influido para que los escritores promuevan sus libros entre un público más amplio.

POR áNGEL ELíAS LITERATURA

CIUDAD DE GUATEMALA - La red ofrece a autores de cualquier país distintas opciones para comercializar sus obras en línea, por lo que muchos de estos optan por digitalizar lo que escriben y así apuntarse en un mercado mundial en constante crecimiento.

La venta de libros electrónicos o e-books es un segmento poco explorado en Guatemala, pero ha ganado adeptos de manera paulatina.

Letras nacionales

El escritor Mardo Escobar, a través de la Universidad Galileo y su programa ExpoArt-Writtin, agregó recientemente a los estantes digitales de la tienda en línea Amazon.com su novela Un circo lejano en la memoria.

“Esa experiencia es nueva y rara para mí. Vivimos tiempos en que la tecnología ya no es una herramienta; es una extensión del ser humano. En el celular, las tabletas o computadoras portátiles se lleva todo tipo de apuntes. Publicar en la era digital es llegar a una nueva generación”, expresa el novelista.

Una de las ventajas que ofrece a los escritores este tipo de publicaciones es el precio. “Los libros que promovemos en nuestro proyecto son de muy bajo costo en comparación con una edición en papel. En muchas ocasiones solo se invierte en la diagramación y el diseño de la portada”, indica Pablo Meléndez, editor de ExpoArt-Writtin.

Aunque las posibilidades de publicar en una editorial del país queda a discreción de un editor, en la red estas tienen casi total libertad.

Una breve búsqueda por internet permite descubrir sitios que por bajo costo ofrecen publicar libros electrónicos.

José Joaquín López, creador del blog El anecdotario.net, publica cada fin de año un documento con una serie de relatos para que sus lectores puedan descargarlo desde Amazon. “Esto facilita llegar a un público diverso. Mis libros se venden a menos de US$1, y de esto recibo el 35 por ciento de las ganancias”, comenta.

Aunque pareciera poco, López dice que le interesa que sus escritos se lean en otras regiones. “Si tuviera toda mi obra impresa, no se movería en las cantidades en que se descarga de manera digital”.

Los relatos del bloguero llevan más de 500 descargas, lo que en Guatemala significa la mitad del tiraje promedio de un libro físico.

Múltiples opciones

En Guatemala, ExpoArt-Writtin invita a nuevos escritores a que se promocionen por la red.

El sitio ofrece, además, la posibilidad de imprimir las obras a quienes las compren por internet.

Otra de las opciones puede ser abrir una cuenta en alguna de las páginas que ofrece el servicio de publicaciones en línea. Solo se necesita el registro y en algunos casos tener tarjeta de crédito.

Nuevas posibilidades

Escritores suben su obra   a la nube para mostrarla y venderla.

Entre los sitios que se pueden visitar están: Amazon, librosenred.com, Bubok, la.blurb.com o Lulu.com.

Los formatos más comunes para la edición de libros son EPUB (Electronic publication) y Mobi,   adaptado por el lector electrónico Kindle.

Existe poca literatura guatemalteca  en formato digital.   Rendición de cuentas, de Alberto Fuentes, de F&G Editores, es una de ellas.

Amazon ofrece el 70 por ciento de las ganancias de los libros vendidos, —menos un  porcentaje variable por cada descarga— siempre  que se les cotice en un valor igual o mayor a US$2.99. Las publicaciones por debajo de ese precio reciben el 35 por ciento.


Más noticias de Cultura

Herramientas

Tags

Videos

multimedia

© Copyright 2012 Prensa Libre. Derechos Reservados.

Se prohibe la reproducción total o parcial de este sitio web sin autorización de Prensa Libre.