Escenario

Miguel Ángel Asturias, el escritor inmortal

La obra de Miguel Ángel Asturias se mantiene vigente pese al paso de los años y representa el capítulo más alto de la literatura nacional.El poeta, narrador, dramaturgo, periodista y diplomático ganó el Premio Lenin de la Paz en 1966, y el Premio Nobel de Literatura, en 1967.

Por POR EDUARDO COT AJÚ

Heredero de  la pluma de Gucumatz, de Esteban Solares, simboliza el legado del Premio Nobel de Literatura 1967. (Foto Prensa Libre: ESTEBAN SOLARES)
Heredero de la pluma de Gucumatz, de Esteban Solares, simboliza el legado del Premio Nobel de Literatura 1967. (Foto Prensa Libre: ESTEBAN SOLARES)

CIUDAD DE GUATEMALA- Nació el 19 de octubre de 1899, a las 10 horas, en la Ciudad de Guatemala, en el antiguo barrio de la Parroquia, en la 14 avenida y 2a. calle, zona 1. A los 5 años de edad sus padres lo llevaron a la casa de sus abuelos maternos, en Salamá, donde permaneció hasta 1908.

Asturias falleció el 9 de junio de 1974, en la Clínica Concepción de Madrid, en España. Sus restos descansan en el Cementerio de Pere Lachaise, en París, Francia.

FUE UN GENIO

Asturias se graduó de abogado en la Universidad de San Carlos de Guatemala. Estudió Antropología y Mitología Indígena en París, Francia. En su tesis de graduación El Problema Social del Indio, publicada en 1923, hizo un análisis sobre cómo el indígena era sometido al sistema, que causó polémica.

En 1971 publicó una advertencia a la reedición de su tesis en la que señala "la vigencia de mi protesta de entonces frente a la injusticia con que se trata al indio".

Otro aporte literario fue la traducción de una de las versiones del Popol Vuh del francés al español. La publicación refleja más de 40 años de estudio de los pueblos americanos. Años después colaboró en la traducción de Anales de los xahil, libro que tiene similitudes con El Memorial de Sololá.

(Foto Prensa Libre: CARINA CHINCHILLA)

Por estas traducciones Asturias se interesó en la mitología e historia de los mayas, aprendizaje que reflejó en Leyendas de Guatemala, en el que hace una combinación de la época precolombina y colonial. Con este libro impresionó al escritor francés Paul Valéry, quien, en una carta dirigida a Francis de Miomandre, refiriéndose a Asturias, dice: "Querido amigo: le doy las gracias por haberme dado a leer estas Leyendas de Guatemala, del señor Miguel Ángel. Como escritor tiene suerte, porque la traducción de su trabajo es deleitable, por lo tanto excelente".

En la novela El Señor Presidente, Asturias representa el gobierno del presidente Manuel Estrada Cabrera. La historia es una exposición caricaturesca de las dictaduras hispanoamericanas. De acuerdo con varios literatos, esta es considerada una de las mejores novelas americanas, tanto por el contenido como por su técnica.

En Hombres de Maíz, la segunda novela de Asturias, se muestra la lucha entre los indígenas que siembran el maíz para su consumo y los ladinos que lo hacen con fines lucrativos. El autor mezcló el mundo legendario con la realidad social del indígena guatemalteco. La obra, que contiene una visión mágica del indígena americano, se convirtió en una obra de denuncia.

Otras publicaciones

La trilogía bananera —Viento Fuerte, El Papa Verde y Los Ojos de los Enterrados— son novelas que se refieren al problema social que se dio en los gobiernos de Juan José Arévalo y Jacobo Árbenz. En los libros se plasma la explotación de los trabajadores en las plantaciones bananeras de la United Fruit Company.

En la obra Mulata de Tal, el personaje central es Celestino Yumi, que vende a su mujer, Catalina, al Dios de la Tormenta. En la feria del pueblo se encuentra con la Mulata de Tal, con quien se casa. Ella le hace la vida imposible, y con el tiempo Celestino se da cuenta de que su mujer fue convertida en pastorcita en un nacimiento. Posteriormente logra recobrar a Catalina, pero ella termina mal física y espiritualmente. La historia representa una lucha entre los elementos de la religión cristiana y maya, cuyo conjunto constituye la religión sincrética de Guatemala.

PLUMA ÚNICA

En el lenguaje de Asturias abunda el paralelismo, la repetición de frases, la alegoría, la perífrasis, los símiles y las metáforas con un fuerte sabor maya.

El Señor Presidente comienza así: "¡Alumbra, lumbre de alumbre, luzbel de piedralumbre, sobre la podredumbre!" En el libro Leyendas de Guatemala dice: "El cuco de los sueños va hilando los cuentos". En Sien de Alondra, en el poema de Tecún Umán, se puede leer: "Cuero, de tamboron bon, bon, bon, boron, bon, bon, bon, bon". Estas palabras quizá signifiquen mucho, o pueda que no signifiquen nada, lo interesante es lo deleitable que es leerlo.

Hay muchos autores que se dedicaron a estudiar las obras de Asturias, como el poeta Raúl Leiva, quien en su libro Los sentidos del mundo escribió:

"Miguel Ángel Asturias es el gran poeta objetivo de Guatemala. Descubre nuestra tierra en su esencia más íntima y la eleva a la altura de hechos líricos con su tropical embriaguez". Augusto Monterroso, en su obra Pájaros de América, refirió: "Asturias nos deslumbra con la recreación de historias de dioses, animales y hombres que se complacían en inventar a su vez el mundo, en una renovada brecha por explicarlo, por asirlo, por trascenderlo y gozarlo".

(Foto Prensa Libre: RENATA FAGGIOLY)

HUELLA ETERNA

Miguel Ángel Asturias dejó un importante legado literario.

Novela: El Señor Presidente (1946), Hombres de Maíz (1949), Viento Fuerte (1950), El Papa Verde (1954), Weekend en Guatemala (1956), Los Ojos de los Enterrados (1960), Mulata de Tal (1963), Torotumbo (1967), Maladrón: Epopeya de los Andes Verdes (1969), Tres de Cuatro Soles (1971) y Viernes de Dolores (1972).

Cuento: Leyendas de Guatemala (1930) y El Espejo de Lida Sal (1967).

Poesía: Rayito de estrella (1929), Emulo Lipolidón (1935), Sonetos (1936), Alclasán (1940), Mensajes Indios (1958) y Páginas de Rubén Darío (1963).

Ensayo: El Problema Social del Indio (1923), Arquitectura de la Vida Nueva (1928), Carta Aérea a mis Amigos de América (1952), Rumania en su Nueva Imagen (1964), Latinoamérica y otros ensayos (1970) y Fábula de fábulas y otros ensayos (1972).

Teatro: Soluna (1955), La Audiencia de los Confines (1957) y Chantaje (1964).

Traducción: Popol Vuh (1927) y Anales de los Xahil (1928).

“Miguel Ángel Asturias es el gran poeta objetivo de Guatemala”.Raúl Leiva, poeta guatemalteco.