Escenario

John Banville gana Príncipe de Asturias de Letras

El escritor irlandés John Banville es un creador con dos cabezas, un renovador del lenguaje, un estilista amante de la prosa poética y elegante y un autor de novela negra que se esconde bajo el seudónimo de Benjamin Black, que escribe con una prosa más ligera y directa, pero igual de exquisita.

Por POR AGENCIA EFE

<p>John Banville gana Príncipe de Asturias de Letras</p>
John Banville gana Príncipe de Asturias de Letras

Serio e irónico como corresponde a su bicefalia, John Banville, nacido en Wexford, Irlanda, en 1945, en tierra de grandes escritores, como Samuel Becket o James Joyce, comenzó siendo periodista y escribiendo cuentos. Hoy colabora con The New York Review of Booker y es uno de los mejores escritores vivos en lengua inglesa al que le ronda el Premio Nobel.

John Banville convertido en un icono del género negro también se ha atrevido a dar vida, a resucitar a otro monstruo sagrado del género, a Raymond Chadler, a través de su protagonista Philip Marlowe, al que ha retomado para ser el eje central de su última obra, La rubia de ojos negros.

Una novela que salió en castellano, el pasado mes de febrero, en Alfaguara, su editorial en España. Entonces Banville, en Madrid, en tono afable y con mucho sentido del humor, explicaba que se convertía en Benjamin Black en verano, porque era una época del año “poco fértil” e “improductiva” , en la que se podía relajar.

Palabras irónicas que podrían dejar ver que Banville cuando escribe en clave negra no le preocupa, su máxima, que es el estilo, algo que no es nada cierto, porque al flamante Príncipe de Asturias lo único que le preocupa en todo lo que escribe es “el estilo” .

Y lo dejó él mismo claro: “Como dijo también Chandler, a mí me importa poco quién mata al mayordomo; lo que verdaderamente importa es el estilo. Incluso se puede escribir sobre nada, pero hacerlo bien, con arte”, recalcó.

John Banville ama el lenguaje por encima de todo y se trabaja frase a frase, cuidándolas hasta el extremo, el resto, como el autor dice, “se cuida solo. Los personajes, la trama van por su lado” .

Heredero literario de Nabokov, Banville es un autor metódico, artesano y pensador que utiliza el bisturí de la palabra para hurgar en el alma humana; un creador, que como ha dicho el jurado del premio Príncipe de Asturias, “muestra un análisis intenso de los complejos seres humanos que nos atrapan en su descenso a la oscuridad de la vileza o en su fraternidad existencial” .

Antigua luz, El Mar, Imposturas, Los infinitos o las negras El Lemur, El secreto de Christie o Venganza son algunos títulos que han salido de la mano de este artista de la palabra que trabaja intensa y metódicamente hasta que conseguir que con su obra el mundo se sienta “más vulnerable y se sonroje” .

La memoria, la soledad, la identidad o el erotismo son algunos temas que atraviesan la obra de Banville llena de ritmo y poesía.

Galardonado con los más prestigiosos premios, el Booker, Frank Kafka o el Irish Book Award, John Banville disfruta siendo Benjamin Black y jugando con estos trasuntos literarios, pero cuando se pone negro asegura que sería bueno que los médicos recomendaran a sus pacientes novelas negras, “porque todo lo que hay en esos libros es más terrible que la vida real y al final dirían: bueno, nos estamos tan mal” .