Registrarse ¿Por qué registrarse?

Con tu usuario podrás:


- Ingresar al visor de la edición impresa
   de Prensa Libre

- Comentar cada nota publicada
   *ver términos y condiciones de uso
   del portal

- Obtener beneficios y promociones
   para usuarios registrados de
   Prensalibre.com


Olvidó su contraseña?

26/11/12 - 00:00 Cultura

Hasta siempre querido Tasso

Tras el fallecimiento de Tasso Hadjidodou el viernes último, el mundo del arte guatemalteco perdió a una de las figuras más prominentes en la promoción cultural.

POR íNGRID ROLDÁN MARTÍNEZ DECESO

Así será su recuerdo

De su morral atiborrado de papeles siempre sacaba un libro, una fotocopia, un folleto o una invitación. Daba la impresión de que los que no le cabían en el morral los guardaba en las bolsas del saco.

Le gustaba compartir el conocimiento, su pasión por la lectura y hablar de sus proyectos de promoción de la cultura. Invitaba a sus amigos a involucrarse en iniciativas que beneficiaban a personas de escasos recursos. Con la Asociación Movimiento Cuarto Mundo filial Guatemala, de la que fue presidente por más de 25 años, llevó a artistas a dar talleres al basurero de la zona 3 o a asentamientos en los alrededores de la capital. Impulsaba que los niños en estas áreas aprendieran a leer en las Bibliotecas de Calle y fue presidente honorario del Comité Organizador de las Políticas Nacionales del Libro, la Lectura, la Escritura y Bibliotecas.

El intelectual

Parece paradójico que a la escultura de quien promovió la lectura, ubicada en la Sexta Avenida de la zona 1, el vandalismo citadino la haya dejado sin libro y sin lentes.

Llevó el arte a todos los estratos sociales, sabía que así como el alimento es necesario para el cuerpo, el arte es esencial para el ser humano.

De una reunión en la antigua sede de la Alianza Francesa, en la 4a. avenida de la zona 1, surgió la iniciativa para la primera edición del Festival del Centro Histórico.

De un desayuno con tamales y chocolate caliente, en los comedores instalados alrededor del templo de Santo Domingo, en octubre, el mes de la Virgen del Rosario, surgió la idea de crear la Casa de la Cultura del Centro Histórico.

Tasso creía en la juventud y de esa cuenta promovió su participación de innumerables maneras. Fue jurado de cientos de concursos y fue activo participante en el Comité Olímpico Guatemalteco.

Su agenda siempre estaba llena. Su caminar de prisa por las calles del Centro Histórico era indicio de que apenas tenía el tiempo necesario para llegar de una actividad a la otra. Incluso se bromeaba de su ubicuidad, porque en un mismo día asistía a una inauguración, una conferencia, un concierto o a una presentación de libro. Conoció a generaciones enteras de artistas guatemaltecos.

La Alianza Francesa fue la casa desde la cual brindó espacios a creativos emergentes.

Nació en Bélgica, pero tenía nacionalidad estadounidense y formación francesa. Su eterno amor por Guatemala lo llevó a sumergirse de lleno en el país. Recorrió los caminos de occidente y visitó con frecuencia Quetzaltenango, donde tenía muchos amigos. Ayudó a más de un artista que tuvo que salir al exilio.

En los años recientes era para él una celebración intelectual poder comunicarse con los lectores de Prensa Libre por medio de su columna Tassoliloquios.

El gestor fue un ser extraordinario y con un singular sentido del humor. Es difícil reducir su legado a unas pocas líneas. Para esto qué mejor que citar a un extraordinario escritor, Manuel José Arce, quien dijo en su columna El Diario de un Escribiente: “Tasso ha hecho más por Guatemala que muchos ministros de Educación juntos. El silencio de Tasso suena a taller en pleno trabajo”.


Más noticias de Cultura

Herramientas

Tags

Multimedia

multimedia

© Copyright 2012 Prensa Libre. Derechos Reservados.

Se prohibe la reproducción total o parcial de este sitio web sin autorización de Prensa Libre.