Registrarse ¿Por qué registrarse?

Con tu usuario podrás:


- Ingresar al visor de la edición impresa
   de Prensa Libre

- Comentar cada nota publicada
   *ver términos y condiciones de uso
   del portal

- Obtener beneficios y promociones
   para usuarios registrados de
   Prensalibre.com


Olvidó su contraseña?

Actualizado a las 00:00 Cultura

Cada calle citadina cuenta un relato

Aquellos habitantes que acostumbraban barrer sus aceras a las 6 horas, antes de dirigirse a sus labores, a las 6.30; luego almorzar, a las 11, y cenar, a las 17, fueron los que conocían las calles y callejones de la Nueva Guatemala de la Asunción por sus nombres originales.

POR BRENDA MARTíNEZ


Estos se derivan de edificaciones importantes, la mayoría religiosas, hechos o figuras sobresalientes. Solo había calles y no avenidas, a las que se les empezó a conocer como tales hasta finales del siglo XIX, explica el cronista de la Ciudad, Miguel Álvarez.

Vea el PDF, nomenclatura de calles

En 1877 se aprobó la nueva nomenclatura, en la que se sustituyen los nombres por números y se les agregó su localización cardinal: norte o sur —se toma como referencia la Sexta Avenida actual— y oriente o poniente —8a. calle actual—, partiendo de una cruz que se originaba en la Plaza Mayor.

La nomenclatura definitiva fue idea del ingeniero Raúl Aguilar Batres. Se aprobó en 1952 y consistió en eliminar los términos de norte, sur, oriente y poniente, y numerar las casas en relación con el crucero precedente.

Las placas de cerámica que aparecen en muchas de las calles del Centro Histórico fueron colocadas en 1990 con el apoyo del Banco Industrial y la Municipalidad, como propuesta de Miguel Álvarez, para rescatar la nomenclatura del siglo XIX. Sin embargo, algunas han tenido daños por la intemperie o el vandalismo.

Muchos nombres identificaban a edificios religiosos, como la Calle San Felipe Neri —4a. avenida sur—, por la congregación que se ubicaba en esta; Calle de San Agustín —5a. avenida sur—, por la iglesia del mismo nombre; y Calle de la Concepción —7a. avenida norte—, por el convento que ahí existía, pero que fue expropiado por el gobierno de Justo Rufino Barrios (1873-1885), y la capilla que quedó de este se desplomó durante los terremotos de 1917 y 1918.

También la Calle del Sagrario —9a. avenida norte—; Calle del Carmen —8a. avenida sur—; Calle de Santa Rosa —10a. avenida norte—; Calle de Santo Domingo —12 avenida sur—, y Calle de San Sebastián —3a. calle oriente—.

Asimismo, existieron nombres singulares como Calle de los Inocentes —11 calle oriente—, posiblemente para recordar la Matanza de los Inocentes ordenada por Herodes; Calle de la Fortuna —12 calle oriente—, por un almacén que llevaba esa designación; Calle de la Ladrillera —17 calle poniente—, por una fábrica de ladrillos que ahí se ubicaba; Callejón del Carrocero —14 calle A—, donde probablemente vivía una persona que se encargaba de reconstruir carruajes, o Callejón de la Aurora —13 calle A—, donde se dice que vivía una mujer hermosa con ese nombre.


Más noticias de Cultura

Herramientas

Tags

Videos

multimedia

© Copyright 2012 Prensa Libre. Derechos Reservados.

Se prohibe la reproducción total o parcial de este sitio web sin autorización de Prensa Libre.