Iniciar Sesión
Registrarse
  Preguntas frecuentes
  |  
¿Olvidó su contraseña? 

Prensa Libre

24/02/13 - 00:00 Cultura

Bajo un cielo morado

Las jacarandas se comen las uñas mientras esperan, unas de pie, otras sentadas en el aire y algunas reclinadas sobre un pino que silba su descontento por no tener más que el mismo verde de siempre y no el morado que aquellas, impacientes por la Semana Santa, lucen desde ya.

Algo de Gólgota tiene el sol de estos mediodías, que casi nos invita a entregar el espíritu, hasta que llega una nube salvadora con un pensamiento en blanco.

Cada domingo de las semanas moradas, el andar se hace alfombra, se olvidan de las prisas y dan un par de vueltas —a paso de procesión— alrededor del sentido de la existencia.

Las calles, que en aquellos días llamados grandes estarán atestadas de desconocidos apretujados en las aceras, hoy están pobladas solo por las sempiternas sombras de los postes, los cables que sostienen pentagramas de marchas fúnebres.

No faltará quien nunca entienda que si a este mundo vino, no es solo para comprar cosas, adquirir poderes, adormitarse la lengua con vino y almacenar tiempo en un silo, sino para intentar ver el rostro del doliente Nazareno, en ese pobre que va al lado, quizá con hambre, quizá con sed, no de pan o de agua, sino de una palabra de consuelo.

/ VAMOS PATRIA A CAVILAR

Más noticias de Cultura

Herramientas

© Copyright 2012 Prensa Libre. Derechos Reservados.

Se prohibe la reproducción total o parcial de este sitio web sin autorización de Prensa Libre.