Iniciar Sesión
Registrarse
  Preguntas frecuentes
  |  
¿Olvidó su contraseña? 

07/01/11 - 09:27 Cultura

Artista del mes: Marco Antonio "el bolo" Flores

En este espacio web presentamos una entrevista realizada al escritor guatemalteco, Marco Antonio Flores, con motivo de la nueva compilación de su 'Poesía completa' publicada recientemente por F & G Editores y presentarlo, en esta ocasión, como artista del mes.

¿Por qué escoge la poesía como medio de expresión?

No es que yo la escoja. La poesía me escoge a mí. Porque la poesía no es una decisión voluntaria ni consciente, sino una necesidad profunda del inconsciente de manifestarse o de expresarse.

Cuando usted dice ‘estoy cansado de morir despacio’, ¿se podría decir que ese es el destino del ser humano?

Uno sabe que va a morir. Ese es el sentimiento de cualquier hombre. Pero cuando el cansancio de la vida comienza a manifestarse, uno se cansa de morir despacio y quisiera morir más pronto.

¿Para usted la poesía es un instrumento de cambios sociales?

No creo que la poesía sea para cambiar la sociedad. No tiene tampoco el sentido de manifestar la necesidad del cambio social. Lo que sí manifiesta es la necesidad de expresar que las cosas en el mundo no marchan correctamente y que de alguna manera, la poesía puede contribuir a crear consciencia en relación a esa necesidad del cambio.

¿Maneja un horario de lectura y escritura?

Yo no escribo por necesidad manifiesta o práctica de ser escritor. Yo escribo porque tengo necesidad interior de manifestar mis sentimientos, emociones y sensaciones. Y eso se manifiesta de pronto, sin que yo espere escribir, sin embargo escribo para expresarme y así salen los poemas.

¿Qué significó para usted escribir poesía en un país que se encontraba en guerra?

Por ese entonces, no sólo escribía poesía. También estaba comprometido con el desarrollo de la lucha. Fui militante de organizaciones revolucionarias y al mismo tiempo que hacía mi trabajo político, también encontraba momentos para escribir poesía cuando lo necesitaba.

El exilio ¿qué le dejó como ser humano y como escritor?

Conocí países distintos y viví en otras sociedades donde fui más apreciado que en mi propio país, donde también viví con más tranquilidad y más libertad. Todas esas experiencias me permitieron mejorar mi manera de escribir, de conformarme y formarme. Porque el poeta también se forma. No solo surge del inconsciente sino que la lectura constante de la poesía y literatura en general y más aún, de todo lo que se pueda leer, conforma el pensamiento del poeta. Entonces así, viviendo en paz y en el exilio, pude crear una obra amplia que en este momento lleva 25 libros escritos y publicados.

Un poema suyo expresa:  para decir amor/ hay que tener muy alto el corazón y la ternura. ¿Es tan difícil el amor?

Al contrario. El amor es fácil. Pero para decirlo hay que tener una gran ternura y un sentimiento profundo hacia la persona que uno ama, y eso se manifiesta a través del poema.

¿Haber nacido en Guatemala fue algo determinante para crear una obra que expresa el dolor, la angustia, el amor o la muerte en el ser humano?

Lo que pasa es que la sociedad donde uno nace y crece es la que lo forma a uno.Si uno vive y crece en Guatemala tiene que estar impregnado de esa realidad, de ese mundo en el que se vive. Así, de esa manera, los temas que se aborden en la literatura van a estar relacionados con esa realidad.Entonces, de alguna manera decisiva, la realidad que uno ha vivido en el país determina la forma y temas que se abordan en la obra.

En su opinión, para escribir poesía ¿se debe dejar que las cosas ocurran, o se debe cumplir un método riguroso?

Yo creo que las cosas ocurren. Pero necesariamente el escritor tiene que formarse. Entonces la lectura permanente de todo tipo de literatura es necesario para el escritor, eso le ayuda a formarse. Sin embargo, esto no quiere decir que la lectura va a determinar lo que se haya escrito. Porque lo que se escribe está determinado por ese inconsciente que está permanentemente llenándose de sensaciones y estímulos del mundo exterior, que van a dar forma a un mundo interior, que en un momento dado de mucha tensión o emoción, harán surgir los temas de la literatura y sobre todo de la poesía.

Después de varias décadas de escribir ¿qué le ha dejado la poesía?

Sencillamente la he sentido o la he escrito. No creo que me haya dejado algo, sino que ahí están los poemas escritos y publicados. Entonces de alguna manera, la gente los lee y les transmite mis emociones y las emociones del mundo en el que he vivido.

¿Qué le queda por escribir?

Ahorita ya no me queda nada por escribir.

Para usted ¿los círculos literarios son provechosos para el poeta?

Yo creo que uno no debe integrarse a círculos. Uno tiene un mundo personal e interior que es determinante en la vida de uno mismo. Así, la poesía que surge, es la necesidad de uno mismo por expresarse. De tal manera, que las vanguardias y escuelas que han existido no van a determinar al poeta, sino que es él mismo quien hace las escuelas y quien a la vez, determina la forma de escribir.

¿Cree que la poesía es un arte con futuro en el país?

La poesía no va a desaparecer. No ha desaparecido en todo el tiempo que tiene de existencia la humanidad. Es decir que la poesía es una necesidad personal de explicarse el mundo en el que se vive, la existencia misma. El hecho de que existan otras formas de escribir no significa que se cambia el sentir interior, lo que se debe expresar por esa necesidad inconsciente de decir cosas.

El jueves 13 de enero a las 18.30 horas en el Centro Cultural “Luis Cardoza y Aragón” se realizará la presentación formal del libro como parte de la nueva colección Biblioteca Guatemala de F & G  Editores.

El libro puede ser adquirido en la librería Sophos de Plaza Fontabella.

POR JOSÉ ROBERTO LEONARDO / Guatemala

Herramientas

Tags

© Copyright 2012 Prensa Libre. Derechos Reservados.

Se prohibe la reproducción total o parcial de este sitio web sin autorización de Prensa Libre.