Iniciar Sesión
Registrarse
  Preguntas frecuentes
  |  
¿Olvidó su contraseña? 

Prensa Libre

08/07/13 - 00:00 Departamental

Reforma llegará demasiado tarde

Los beneficios que puedan resultar de la reforma migratoria que a partir del próximo miércoles debatirá la cámara baja del Congreso estadounidense llegarán demasiado tarde para miles de guatemaltecos que viajaron en busca de mejores oportunidades de vida y fueron retornados por la oficina de migración de ese país. Ahora se encuentran endeudados, enfermos, desempleados o devengando bajos sueldos.

Fernando Lucero, vocero de la Dirección General de Migración de Guatemala (DGM), informó que los departamentos que registran más deportados son Huehuetenango, San Marcos, Quiché, Quetzaltenango, Guatemala y Totonicapán.

Israel Chávez, agricultor de San Marcos, recuerda que logró llegar a San Francisco, California, donde encontró trabajo como pintor, pero en una ocasión, cuando conducía un vehículo, lo paró la Policía, y como carecía de licencia fue entregado a Migración, que luego de manternerlo detenido por tres meses lo deportó a Guatemala. “Me trataron como delincuente”, indicó. Chávez está desesperado por la falta de trabajo.

Daniel Rodríguez López, de Chiantla, Huehuetenango, vivió 10 años en Estados Unidos, por lo que adaptarse a su municipio, donde no hay trabajo, es un camino cuesta arriba.

Sin trabajo

Margarita López, de Santa Bárbara, Huehuetenango, dijo que después de cinco años en Estados Unidos, le es difícil reiniciar su vida. “Aquí no hay fuentes de trabajo, en especial para mujeres”, expresó.

El no ganar lo mismo que en EE. UU. frustra a Máximo López, originario de Huehuetenango, quien relató que en el 2003 llegó a San Francisco, donde empezó a trabajar en un carwash, y luego en una carpintería donde ascendió rápido; sin embargo, Migración lo detuvo cuando se dirigía a una fiesta, y lo deportó. En la actualidad vive en Quetzaltenango, donde se dedica a repartir propano para una empresa.

Marina Coyoy, de La Esperanza, Quetzaltenango, viajó a Oklahoma en el 2008, donde familiares la ayudaron a encontrar trabajo de limpiar pisos y lavar platos en un restaurante, y después como camarera en un hotel. Fue allí donde la detuvo Migración luego de que un huésped denunció que allí trabajaban muchos latinos.

“No me permitieron ir a recoger mis cosas ni despedirme de mis primos. Estuve detenida durante dos meses, hasta que se llenó el cupo del avión que me traería”, relató, desesperada, pues gana en dos semanas lo que le pagaban en un día en EE. UU.

Otros todavía están endeudados, además de enfermos. Karla Jiménez, de San Marcos, aún paga la deuda que contrajo para llegar a Misisipi, donde trabajaba en una empresa. “Unos compañeros reclamaron al dueño un bono navideño de US$150 —unos Q1 mil 173— y al otro día llegó Migración. “Me tuvieron más de 40 días en una cárcel donde encendían un ventilador que me dañó los pulmones”, relató.

Santiago Pablo Pedro, de Todos Santos Cuchumatán, Huehuetenango, expuso que para irse a ese país empeñó un terreno, y después de haber sido deportado todavía paga esa deuda.

Repatriados
Lugares más afectados
Entre enero y junio del año en curso Estados Unidos retornó al país a  24 mil 810 personas, y  el año pasado, a 40 mil 647, según datos de  la DGM.

Los departamentos más afectados  son de la región occidental.    En lo que va del año, en  Huehuetenango han sido retornados tres mil 330; San Marcos, tres mil 165; Quetzaltenango, dos mil 852;  Quiché, dos mil 316; Guatemala,  mil 306, y Totonicapán, mil 149.

Durante el año pasado, en Huehuetenango fueron  retornados  seis mil 598; San Marcos, cinco mil 707; Quetzaltenango, cuatro mil 785; Quiché,  tres mil 855; Guatemala,  dos mil 388, y Totonicapán,  mil 961.

En el 2011 se registraron 30 mil 855 deportados, y  sumados a los del 2012 y 2013 la cifra asciende a  96 mil 312.

POR M. CASTILLO, A. MARTíNEZ Y A. MARROQUíN /

Más noticias de Departamental

Herramientas

Tags

© Copyright 2012 Prensa Libre. Derechos Reservados.

Se prohibe la reproducción total o parcial de este sitio web sin autorización de Prensa Libre.