Iniciar Sesión
Registrarse
  Preguntas frecuentes
  |  
¿Olvidó su contraseña? 

25/02/13 - 00:00 Departamental

Sectores denuncian contaminación visual

Pilotos y vecinos de varias cabeceras departamentales se quejan por la contaminación visual que generan las grandes cantidades de rótulos publicitarios, por lo que exigen que las autoridades municipales los regulen.

Francisco López, conductor, expresó que en las calles de la zona 1 de Escuintla hay demasiados rótulos que no solamente afectan el ornato de la ciudad, sino la contaminación visual, además de que ponen en riesgo la seguridad de los peatones, por lo que solicita que la comuna busque una solución a este caso.

Carlos Morales, piloto, recomendó que la Municipalidad haga una buena planificación para regular estos anuncios, pues de la manera en que se encuentran demeritan a una ciudad.

Mario Ramírez, vecino, indicó: “Los anuncios aéreos representan mucho peligro cuando hay vientos fuertes, pues algunos han caído sobre personas, vehículos y cables del fluido eléctrico”.

Ninguna autoridad municipal se ha preocupado por este problema que ha ido creciendo junto al comercio, pero aún está a tiempo de ser controlado, según Gabriela Sagastume, otra vecina de Escuintla.

El alcalde Pedro René Escobar informó que su corporación municipal tiene previsto un estudio de urbanismo para la ciudad, donde se contemplará el reordenamiento de los rótulos publicitarios, porque están interesados en mejorar el ornato de la ciudad.

Turismo

Varios sectores de la cabecera de Sololá, especialmente el turismo y los aficionados a la fotografía, lamentan que la proliferación de rótulos aéreos, vallas, mantas y toda clase de publicidad, así como la pintura en los negocios, sean contaminación visual.

Aurelio Martínez, un fotógrafo visitante, lamentó que de la cabecera de Sololá no pueda llevarse la imagen de la población con el fondo del paisaje deseado, debido a que los rótulos aéreos no dejan tener una visión limpia, desde cualquier ángulo.

Maricel López, estudiante de Arquitectura y encargada del proyecto Pintemos Sololá, de la Municipalidad, informó que se está haciendo conciencia en todos los comercios y negocios para que cambien los rótulos aéreos por otro tipo de publicidad.

Por aparte, Andrés Iboy, alcalde de Sololá, explicó que parte de su agenda al terminar su gestión es entregar una ciudad limpia de toda contaminación, y se espera que todos los sectores involucrados también sean protagonistas de estos cambios que beneficiarán a la población.

También en Xela

Así también, en la ciudad de Quetzaltenango, cientos de rótulos publicitarios generan contaminación visual, los cuales no son regulados por parte de las autoridades municipales.

Muchos vecinos han señalado el deficiente control por parte de las autoridades municipales. “Tanto rótulo evita inclusive ver los atardeceres”, explicó Amalia Pereira, vecina.

El alcalde Rolando Barrientos señaló que regularán la instalación de nuevos rótulos para evitar más contaminación.

Secuelas físicas

El psicólogo Alejandro Martínez, originario de Quetzaltenango, señaló que la contaminación visual trae muchas secuelas en el ser humano, ya que el sentido de la vista es el  más complejo debido a que tiene mayor incidencia en  la percepción global del entorno.

 “Las reacciones psicofísicas del hombre por la contaminación visual repercuten con estrés,  dolor de cabeza, distracciones peligrosas, principalmente cuando se maneja un vehículo o cuando las personas deambulan por la calle”, aseguró  el profesional.

 “Además de que pueden ocurrir accidentes automovilísticos, en las personas hay  cambios de humor, y viven, en su mayoría, con enojo debido al desorden que existe en su entorno.  Pero eso es producto, aunque pareciera sin  importancia, de tanta contaminación visual”, dijo Martínez.

POR M. SANDOVAL, E. SáENZ Y C. VENTURA /

Más noticias de Departamental

Herramientas

Tags

Videos

multimedia

© Copyright 2012 Prensa Libre. Derechos Reservados.

Se prohibe la reproducción total o parcial de este sitio web sin autorización de Prensa Libre.