BBCMundo

¿Están los Golden State Warriors camino de convertirse en el mejor equipo de la historia del baloncesto de la NBA? ¿O ya lo son?

Los Golden State Warriors están batiendo todos los récords de la NBA.

Por BBC Mundo

Kevin Durant llegó a los Warriors con el único objetivo de lograr el título de la NBA y está dos triunfos de conseguirlo.
Kevin Durant llegó a los Warriors con el único objetivo de lograr el título de la NBA y está dos triunfos de conseguirlo.

La temporada pasada superaron la mítica marca de los Chicago Bulls de Michael Jordan y Scottie Pippen de más victorias en una temporada al terminar con 73 partidos ganados y nueve derrotas.

Golden State Warriors rompen récord de los míticos Chicago Bulls de Michael Jordan

Este año quebraron el récord de otro histórico equipo, el de Los Ángeles Lakers de Magic Johnson y Kareem Abdul-Jabbar, al sumar su 14 victorias consecutivas en los playoff luego de conseguir su segundo triunfo sobre los Cleveland Cavaliers, el pasado domingo, en la final de la liga profesional de baloncesto de Estados Unidos.

Los mismos Cavaliers de LeBron James habían logrado igualar la marca de los Lakers, pero perdieron un partido contra los Boston Celtic en la final de la Conferencia Este.

Los Warriors superaron la marca que había establecido los Lakers entre 1988 y 1989 y que había igualado Cleveland este año.
Los Warriors superaron la marca que había establecido los Lakers entre 1988 y 1989 y que había igualado Cleveland este año.

La marcha de los Warriors ha sido tan arrasadora que en sus 14 victorias ha logrado una ventaja de casi 17 puntos de promedio sobre sus rivales, amparado en una de las mejores ofensivas que se recuerdan de la historia.

El equipo de la bahía cuenta con la fascinante dupla de Stephen Curry y Kevin Durant, pero entre sus escuderos sobresalen Klay Thompson y Draymond Green, dos jugadores que suman entre ambos cinco participaciones en el juego de las estrellas.

Steph Curry: ¿realmente puede superar a Michael Jordan como el mejor jugador de baloncesto de la historia?

Su poder anotador ha tenido tal impacto que incluso el legendario Kobe Bryant, integrante de una de las mejores duplas junto a Shaquille O'Neal, ganadora de tres anillos, reconoció que se trata de un extraño caso en el que se combina una enorme talento individual, con un constante movimiento y falta de egoísmo que logra quebrar la resistencia de cualquier defensa, por más orden y disciplina tengan.

Curry sigue siendo la imagen de los Warriors.
Curry sigue siendo la imagen de los Warriors.

Para el periodista de The New York Times Michael Powell, los Warriors son simplemente demasiado buenos.

"Son como una fábrica de armas, con una simple abundancia de atletas inteligentes y brillantes", escribió con admiración Powell.

Según un hipotético enfrentamiento entre los Warriors y los Bulls de Jordan, que la gigante de las telecomunicaciones deportivas ESPN solicitó plantear a seis casas de apuestas en Las Vegas, hubo una abrumadora inclinación en favor de Curry y compañía.

El invicto de los Golden State Warriors y otros equipos que marcaron época

Es evidente el margen de error que surge de una comparativa entre equipos de diferentes épocas y es indudable que hubo equipos que establecieron una dinastía que trascendió del propio deporte como la de los Lakers o Celtics.

Además de Durant y Curry, los Warriors cuentan con una segunda línea de súper estrellas como Thompson, Iguodala y Green.
Además de Durant y Curry, los Warriors cuentan con una segunda línea de súper estrellas como Thompson, Iguodala y Green.

Pero si Golden State completa la barrida sobre Cleveland y consigue el anillo de campeón invicto, el argumento a su favor de que se trata del mejor equipo de la historia en un momento y tiempo determinado tomará una fuerza incontenible.

Hasta entonces se mantendrá la duda, en especial porque en el ambiente permanece el recuerdo de hace un año, cuando tras lograr su récord en la temporada regular y de contar con ventaja 2-0 y 3-1 en la final, los Warriors se quedaron a las puertas de la gloria al ser derrotados por Cleveland.

Una espina que todavía escuece y que sólo el anillo podrá aliviar.