Deporte Internacional

Atleta japonesa quiere regresar al snowboard y dejar el cine para adultos

Hace 12 años estuvo en los Juegos Olímpicos de Invierno en Turín, pero luego de una lesión se dedicó a hacer cine para adultos. Ahora nuevamente motivada, quiere volver a practicar el snowbord.

Por Eddy Recinos

Imai Melo, al centro, cuando participó en los eventos de snowbord. (Foto tomada de internet)
Imai Melo, al centro, cuando participó en los eventos de snowbord. (Foto tomada de internet)

Una lesión no le permitió continuar con la actividad deportiva, en la que sobresalió en el 2006. 

Imai Melo se quedó con la medalla de oro en el 35 Campeonato de Snowboard en Gifu, Japón, con sólo cuatro días de preparación. En 2006 viajó a los Juegos Olímpicos de Invierno en Italia.

La ex atleta japonesa reconoció sus ganas de volver a la competencia después de realizar un paso por la industria del cine pornográfico. La deportista oriunda de Osaka volvió a competir en un torneo y consiguió la medalla de oro.

Con 18 años, la asiática compitió en los Juegos Olímpicos de invierno del 2006 a los que arribó después de haber ganado un Mundial de Halfpipe en el 2005. Todo esto, fue para el olvido ya que terminó en última entre 34 participantes, sin poder superar la ronda de clasificación, producto de un accidente.

"Quiero volver al mundo del snowboard, así que me estoy cuidando de no involucrarme con cosas que sean excesivamente pornográficas", reconoció a la revista "Shukan Post".

Imai Melo cuando practicó el snowbord. (Foto tomada de internet)
Imai Melo cuando practicó el snowbord. (Foto tomada de internet)

"Para muchos atletas, los Juegos Olímpicos es lo mejor de su carrera, pero para mí fue una pesadilla. No solo me refiero a que me lesioné. Toda la experiencia fue terrible. Tenía miedo constante al fracaso, como un sentimiento de asfixia", relató Imai al Tokyo Weekender acerca del momento que vivió en el 2006.

En los años siguientes se dedicó a ganar dinero mediante el uso de su cuerpo. Trabajó en una bar, hizo sesiones fotográficas de desnudos en 2013 y, finalmente, en 2017, realizó varias películas pornográficas.

"Después de las Olimpiadas, algunas veces iba de fiesta a un club anfitrión y ganaba US$ 8,200 en una sola noche", detalló la japonesa.