Deporte Internacional

Río lucha contra un brote de dengue a seis meses de Juegos Olímpicos

Para enfrentar la explosión de casos de dengue en Río, que recibirá los Juegos Olímpicos en agosto de 2016, los servicios sanitarios brasileños organizaron el miércoles una operación para combatir el mosquito Aedes Aegypti, transmisor de esta enfermedad tropical.

Por Río de Janeiro/AFP

A falta de seis meses para que comiencen los Juegos Olímpicos, Rio lucha contra un brote de dengue. (Foto Prensa Libre:www.instagram.com/rio2016/)
A falta de seis meses para que comiencen los Juegos Olímpicos, Rio lucha contra un brote de dengue. (Foto Prensa Libre:www.instagram.com/rio2016/)

Según la secretaría de Salud, 67.253 casos de dengue fueron registrados este año en todo el estado de Río, contra 7.819 en 2014, es decir un aumento del 550%.

Esta enfermedad viral que provoca síntomas parecidos a los de la gripe puede ser mortal en su modalidad hemorrágica, que dejó 23 víctimas este año en el estado de Río frente a 11 de 2014.

Las autoridades instaron a la población a no dejar que el agua se acumule en macetas, llantas viejas, o recipientes o dejar las botellas boca abajo, al tiempo que pidieron que se notifique a los agentes sanitarios sobre los potenciales brotes de mosquitos.

El miércoles, agentes municipales entraron en casas abandonadas de Tijuca  (zona norte) para eliminar estos focos de posible reproducción del mosquito.

“Aquí hay personas sin casa que vienen y lanzan basura y con la lluvia, así es que nacen los brotes de infección” , dijo a la  AFP  Luciano Lobo, un trabajador sanitario de 31 años.

“Un huevo de mosquito sobrevive entre un año y un año y medio después de ser incubado. Y desde que entra en contacto con agua estancada, en media hora, la larva nace. En 10 días como máximo se convierte en un mosquito adulto. Y los 30 días siguientes de su vida adulta, puede multiplicarse y causar epidemias” , explicó Lobo.

Brasil se convirtió este lunes en el tercer país del mundo en autorizar una vacuna de Sanofi Pasteur contra el dengue, que afecta este año a más de 1,5 millones de personas  (cerca de la mitad en Sao Paulo) y deja 839 muertos en el gigante sudamericano.