Deporte Internacional

Rosberg el más rápido en práctica del GP de EEUU

Cuando la lluvia llegó, a Lewis Hamilton no le quedó más remedio que esperar. Aguardó durante mucho tiempo y ahora confía en que las condiciones meteorológicas no afecten sus posibilidades de conquistar el título.

Por AP/Estados Unidos

El piloto Nico Rosberg, en acción, durante las prácticas. (Foto Prensa Libre: AFP).
El piloto Nico Rosberg, en acción, durante las prácticas. (Foto Prensa Libre: AFP).

El británico completó sólo cuatro vueltas de práctica el viernes para el Gran Premio de Estados Unidos de la Fórmula Uno. Vivió así una primera jornada frustrante, de cara a un fin de semana en el que espera asegurar su segundo título consecutivo y el tercero en su carrera.

La lluvia torrencial y los relámpagos obligaron a que los organizadores cancelaran la sesión vespertina de prácticas. Las condiciones eran tan adversas que se determinó que el helicóptero de los paramédicos no podría volar desde el Circuit of the Americas en caso de que se presentara una emergencia.

Nico Rosberg, compañero de Hamilton en la escudería Mercedes, logró la vuelta más rápida sobre la pista húmeda en la mañana, con un tiempo de un minuto, 53,989 segundos.

Hamilton estuvo en la pista sólo unos minutos, antes de marcharse al garaje, pensando quizás que tendría una mejor oportunidad por la tarde. Resulta que su mejor vuelta, de 1:55,693, le dejó en el quinto puesto, sin posibilidades de hacer más recorridos en la pista.

Las tormentas podrían continuar durante todo el fin de semana, desde la clasificación prevista para el sábado hasta la carrera dominical. “No creo que alguna vez haya visto lluvia como ésta”, dijo Hamilton. “Tenemos ahora muy poca información con la cual trabajar. Así que el resto del fin de semana será intenso”.

En la sesión matutina, los autos despidieron caudas de agua, que dificultaban la visibilidad a los pilotos que marchaban detrás. Sin embargo, no fue eso lo que incidió en que el bólido de Hamilton estuviera cerca de deslizarse fuera de la pista, al frenar en una curva.

“Hay mucha grasa en la pista” , dijo Daniel Ricciardo por radio a los integrantes de su escudería Red Bull. Valteri Bottas, de Williams, derrapó cuando trataba de frenar en el garaje, y uno de los mecánicos debió saltar para no ser arrollado.

La lluvia arreció justo cuando los equipos se preparaban para la segunda sesión. Luego, las autoridades de la carrera anunciaron una suspensión indefinida.

El agua corría y saturaba el sistema de drenaje. Había grandes charcos cerca del graderío principal, del que se marcharon prácticamente todos los espectadores.

Los organizadores han desarrollado un plan de evacuación de espectadores y trabajadores en caso de que ello sea necesario durante el fin de semana.     “Nunca he enfrentado la posibilidad de que los trabajadores tengan que abandonar sus puestos por el riesgo de los relámpagos”, destacó Charlie Whiting, director de carreras de la F1 en la Federación Internacional de Automovilismo (FIA). “Es la primera vez”.

Hamilton necesita conseguir nueve puntos más que Sebastian Vettel, de Ferrari, y dos más que Rosberg para embolsarse el campeonato. El alemán Vettel enfrenta ya una sanción que lo relegará 10 lugares en la parrilla de largada, porque Ferrari utiliza un quinto motor en esta temporada.

Rosberg ganó la pole position el año pasado, pero Hamilton lo rebasó y se impuso en la competencia. “Para mí, no fue un mal día. Veremos cómo pinta mañana”, comentó Rosberg.

Podría pintar con más lluvia. Las autoridades de la competición se mantendrán atentas al radar que monitoriza las condiciones meteorológicas. “Lo único que sabemos de los meteorólogos es que siempre se equivocan”, afirmó Jason Dial, presidente y director general del circuito. “Pero, van a equivocarse porque las condiciones serán mejores o por qué serán peores?”