Deporte Nacional

Con sed de victoria Michael Tello representará a Guatemala  en el Mundial de boxeo de Alemania

Hace 11 años que  Michael Tello se armó de valor para practicar el boxeo, después de haber probado suerte en el futbol, en el baloncesto y en el karate. En el gimnasio principal  de Chiantla, Huehuetenango, comenzó el sueño. Su estatura —1.60— nunca fue impedimento.

Por Edwin Fajardo

Michael Tello espera representar bien a Guatemala en el Mundial de Boxeo. (Foto Prensa Libre: Edwin Fajardo).
Michael Tello espera representar bien a Guatemala en el Mundial de Boxeo. (Foto Prensa Libre: Edwin Fajardo).

Después de haber atendido  una convocatoria por el entrenador Fabricio Figueroa, Tello detectó que el ring se convertiría en su segunda casa y los guantes en sus mejores acompañantes.

“Cuarenta niños comenzamos a entrenar. Después, cuando nos tocó pelear, solo quedamos mi primo y  yo. Nunca me desanimé. Estuve dos años entrenando casi siempre solo, pero con el respaldo de mi entrenador”, recuerda con nostalgia

Michael, quien a finales de este mes participará en su primer mundial mayor  en Alemania —antes, en el 2010, en  Azerbayán, participó en uno juvenil—.

El riesgo de recibir golpes contundentes y de acabar postrado en una camilla es con lo que decidió  vivir el pugilista guatemalteco, quien compite en la categoría -49 kilogramos.

“La vida del boxeador está llena de sacrificios. Arriba del ring lo que te dan son golpes, no caricias. Te arriesgas siempre a bajar en una camilla”, confiesa Tello, de 23 años, quien ayer, junto a su entrenador el cubano Julio González y el  petenero

Léster Martínez, partieron a tierras alemanas para someterse a un campamento. El mundial se realizará en Hamburgo del 25 de agosto al 2 septiembre.

“Siempre busqué practicar un deporte no convencional. Como todo niño jugué  futbol y baloncesto. También hice karate, pero el boxeo terminó por cautivarme”, indica mientras se acomoda los guantes rojos ante la mirada de varios peatones que transitan por el proyecto urbano Cuatro Grados Norte de la ciudad capitalina.

Difícil decisión

Con solo 14 años, el atleta tuvo que tomar una importante decisión: mudarse de su querida Chiantla para ejercitarse con otra metodología en Quetzaltenango durante un año. Su talento quería ser materializado por el Sistema de Desarrollo Deportivo Nacional (Sideporte), de la Confederación Autónoma de Guatemala (CDAG).

“Me llevaron a Xela y  quedé campeón nacional. Después, al año, viajé  a la capital y también volví a quedar campeón. Allí fue cuando pasé a integrar  la selección juvenil”, dice.

El punto de inflexión en su carrera apareció cuando ganó una presea de plata en un campeonato panamericano juvenil del 2011, después de haber participado en la Copa del Mundo de Azerbayán.

“Desde allí me fui para arriba. Luego me proclamé campeón nacional élite, aunque también he tenido derrotas, las cuales  me han hecho más fuerte”, señala el joven deportista,  padre de la pequeña Elienay Alejandra, de 3 años.

“Así como hay glorias hay momentos devastadores. Una derrota en el boxeo duele en el alma, cuesta levantarse”, asegura Tello, seguidor del boxeador ucraniano Vasyl Lomachenko, campeón mundial, medallista olímpico y  ahora

profesional.