Deporte Nacional

Ana Sofía Gómez: "soy una chica feliz"

La gimnasta guatemala Ana Sofia Gómez confiesa que su retiro “no fue por embarazo ni matrimonio".

Por Carlos Vicente

La gimnasta guatemalateca Ana Sofía Gómez confesó estar feliz por su decisión de retirarse como atleta. (Foto Prensa Libre: Carlos Vicente)
La gimnasta guatemalateca Ana Sofía Gómez confesó estar feliz por su decisión de retirarse como atleta. (Foto Prensa Libre: Carlos Vicente)

El  rostro de Sofía Gómez luce relajado. Han pasado tres días del anuncio de su retiro  y todo   gira   sobre su futuro y de disfrutar cada momento, leer un libro, ver una película y compartir con los amigos.

La exdeportista nacional    aclaró ayer     —en La Entrevista de prensalibre.com—  de que la decisión del adiós a la gimnasia “no fue por embarazo ni matrimonio”, señaló que su salida fue algo personal y que “no hay regreso”.

Recuerdos dorados

Perfil de una triunfadora

    • Ana Sofía Gómez Porras inició en la gimnasia artística a los 8 años.
    • Nació en  la ciudad de Guatemala, el  24 de noviembre de 1995.
    • Sus estudios  primarios los cursó en el colegio Loyola y la Escuela de Aplicación de Belén. Los básicos, en el Instituto para Señoritas Belén. El Bachillerato  lo hizo en el programa IGER, del instituto María Auxiliadora.
    • Actualmente estudia  el tercer año de Licenciatura en Deportes en la  universidad Galileo.
En el colegio Loyola durante la preprimaria y la primaria, la  ahora exgimnasta nacional Ana Sofía Gómez era de las que se sentaba siempre adelante, porque era “súper chaparrita”. “No podía estar de segundo, ya que no alcanzaba a ver la pizarra”, confesó.

Sofía siempre fue  inquieta. Su estatura, 1.50 metros, siempre le hizo buscar soluciones creativas a las cosas. “Siempre que iba al baño me quería ver en los espejos pero nunca llegaba. Me subía a los lavamanos para verme y   entonces en mi vida de niña boté tres”, expresó Sofía entre risas.

“Pobre mi mamá y qué pena, pero, bueno, son cosas bonitas y experiencias únicas que uno tiene de niña”, dijo.

La gimnasia llegó a su vida a los 8 años, debido a la agotadora actividad que manifestó siempre.

Esa decisión también fue fundamental para superar la separación de sus padres.

“Mi papá   me apoyó al principio de mi carrera y siempre ha estado ahí, pero no vivimos juntos”, indicó. 

“El deporte me ayudó  a vivir de forma distante. Mantener  mis días y mis tardes ocupadas  hizo que no  me preocupara por nada.  Eso fue bueno y, pues, si tienes a tu mamá ¿qué más vas a querer en el mundo?”, aseguró la exatleta.

Con 21 años de edad, Gómez busca forjar sus sueños de entrenadora. En total, fueron 14 años en el deporte y seis a nivel profesional. 

“Soy una chica feliz, divertida, que le gusta molestar, pasarla bien, hacer chiste, leer, estar en las redes sociales y ver películas”, expresó.

Compartió que su saga favorita es la  de Harry Potter.  “Me gusta la ciencia ficción, por ser un mundo distinto en la realidad”, relató.