Deporte Nacional

Pequeños gigantes sueñan con representar a Guatemala

Una gran sonrisa ilumina los rostros de Jordin Punay Pineda, Carol Acajabón de León, y las hermanas Sara, Hellen y Britani Soberanis España al hablar del deporte y el poder practicarlo, es sin duda, lo mejor de sus vidas.

Por Gloria Cabrera

El programa Enlace Entre Barrios integra a niños de áreas de escasos recursos a la vida deportiva. (Foto Prensa Libre: Norvin Mendoza).
El programa Enlace Entre Barrios integra a niños de áreas de escasos recursos a la vida deportiva. (Foto Prensa Libre: Norvin Mendoza).

Sin importar cuáles son sus condiciones los niños del asentamiento Las Torres sueñan con representar con orgullo a Guatemala en unas justas olímpicas en un futuro no muy lejano.

Pese a su corta edad su responsabilidad, compromiso, determinación y entrega los hacen ser unos niños ejemplo, que tienen claro su objetivo de dar todo en cada entreno para sobresalir en las competencias y en la vida, pues no solo aprenden la práctica de sus respectivos deportes sino también los valores olímpicos, gracias a la Fundación Olímpica Guatemalteca (Funog) con el Proyecto Hoodlinks, Enlace entre Barrios.

Sus sueños

  • Carol entrena de lunes a viernes en la Federación Nacional de Gimnasia y una vez por semana taekuondo en la sede de Funog en la Colonia El Limón en la zona 18, bajo la guía de su hermano Byron Adán.

Lo más valioso para los niños es que pueden hacer lo que más les gusta con la plena confianza de que están libres de los peligros de las calles y se esfuerzan por ser personas de bien aportan lo mejor de ellos para ser parte del cambio que tanto necesita el país.

Entrenar no es su única responsabilidad, deben cumplir con sus estudios y apoyar con las tareas del hogar, algo que contribuye a su formación integral.

Cambio de vida

Jordin Punay Pineda se inició en la práctica del boxeo siguiendo los pasos de su tío Willinton Ramírez, quien también es parte de la Funog y es seleccionado nacional de esta disciplina.

Jordin de, 11 años, tiene claros sus objetivos, pues sabe que el deporte le cambió la vida para bien. Antes de boxear se mantenía en las calles, sin oficio y se comportaba de manera malcriada con las personas, pero el box le ha ayudado a canalizar sus energías en algo positivo además, de forjar su carácter.

El compromiso y cambio de actitud de Jordin es evidente, pues para ir a sus entrenos por la mañana se desvela para terminar las tareas escolares de primero básico por las tardes. Los frutos de su dedicación poco a poco han ido llegando y este año ganó el título en la categoría de -34 kilogramos  en el Campeonato Infantil de Boxeo. Además de ganar un torneo preparatorio en San Miguel Petapa.

Dos pasiones

Su  alegría la hace destacar en donde se encuentra. Carol Adriana Acajabón de León, con tan solo 6 años, hace gimnasia y taekuondo, además de dedicarse a sus estudios.

Carol entrena de lunes a viernes en la Federación Nacional de Gimnasia y una vez por semana taekuondo en la sede de Funog en la Colonia El Limón en la zona 18, bajo la guía de su hermano Byron Adán.

A su corta edad, ya sueña con estar en unas olimpiadas, y trabaja con determinación para lograrlo, reconoce que si se esfuerza puede alcanzar todo lo que se proponga en la vida.

Carol  admira deportivamente a sus hermanos quienes también practican taekuondo, a la gimnasta Ana Sofía Gómez y a la taekuondoista Elizabeth Zamora. Carol afirma que le gusta mucho verlas competir, por la pasión y el amor que le tienen al deporte.

Los hermanos Acajabón de León  son un ejemplo para los jóvenes y niños de su colonia, porque han hecho del deporte su forma de vivir, alejados de las malas amistades, el peligro de las calles y la delincuencia.

Ma mayor de las hermanas

  • La hermana mayor es la que se encarga de arreglar a las pequeñas gimnastas para que estén listas al momento de sus competencias y entrenos, mientras sus padres trabajan en busca del sustento diario.
Talento en la sangre

Las hermanas, Sara, Hellen y Britani Soberanis España han hecho de la gimnasia su mayor tesoro, y juntas comparten su pasión y conocimientos para ser cada día mejores tanto en el deporte como en su vida estudiantil.

La unidad es uno de los principales valores de la familia  Soberanis España, integrada por  los padres Mynor y Johana, seis niñas y dos niños.

La hermana mayor es la que se encarga de arreglar a las pequeñas gimnastas para que estén listas al momento de sus competencias y entrenos, mientras sus padres trabajan en busca del sustento diario.

Sara, de 12 años, ha demostrado su talento en la gimnasia, por su disciplina y buen comportamiento, también fue elegida para participar en el Programa First Tee de la Asociación Nacional de Golf, y su talento innato le hizo ganar el cupo en la Gira Juvenil de Golf en donde ya consiguió un primer lugar, además es abanderada en la escuela Martínez de Lejarza en donde estudia sexto grado.

Hellen, 10, siente mucho orgullo de representar a Guatemala a escala nacional e internacional. Conoce la alegría de subir al podio y escuchar el himno nacional mientras es premiada.

En Panamá en la Copa Marbella ganó dos medallas de oro en barras asimétricas y piso; y dos preseas de plata en salto y todo evento. Y en  El Salvador en el torneo interclubes sumó tres preseas doradas en piso, barras y todo evento.

La inocencia y entusiasmo de Britani por seguir los pasos de sus hermanas ha hecho que a sus 4 años avance a pasos agigantados en sus rutinas, demostrando su talento nato para el deporte. La pequeña compite en la categoría Baby y tiene un futuro prometedor, pues ya conquistó su primer evento.

Para Johana España, madre de las gimnastas el programa de Hoodlinks es una bendición, que le ha permitido a sus hijas desarrollarse de una manera sana y tranquila, las ha hecho más responsables no solo con el deporte, sino en sus estudios y en el hogar.

La niñez es la mejor etapa de la vida y sin duda los pequeños atletas con su gran talento y entrega pondrán a Guatemala en lo más alto en un futuro no muy lejano.



Jordin Punay, de 11 años, se inició en el boxeo siguiendo los pasos de su tío Willinton Ramírez. (Foto Prensa Libre: Norvin Mendoza).
Jordin Punay, de 11 años, se inició en el boxeo siguiendo los pasos de su tío Willinton Ramírez. (Foto Prensa Libre: Norvin Mendoza).