Deporte Nacional

Se viene la Copa Mini

Con una mezcla de mesura y valentía, el piloto juvenil Juan Diego Hernández vive con intensidad los días previos a la primera fecha de la Copa Mini, que se disputará este domingo en el Autódromo Pedro Cofiño, junto con la segunda fecha del Campeonato Nacional de Automovilismo.

Por Jeniffer Gómez

Juan Diego —Izq— posa junto al automóvil en que competirá en la Copa Mini.
Juan Diego —Izq— posa junto al automóvil en que competirá en la Copa Mini.

Automovilismo

Juan Diego es el actual campeón de su categoría, y con tan solo 18 años busca el bicampeonato en una competencia de gran nivel, en la que espera continuar con el amplio dominio que mostró el año pasado.

“Estoy muy contento de iniciar este año en competencia. Mi principal objetivo es reconquistar el título y sé que no será fácil porque hay rivales muy complicados, pero desde que terminó la Copa, el año pasado, inicié inmediatamente con mi preparación”, señaló Hernández.

A su corta edad, Juan Diego logró conquistar, el año pasado, el campeonato de la Copa Mini, al superar a pilotos experimentados como Adolfo Castillo, quien en su palmarés cuenta con todos los títulos de las copas monomarcas que se han disputado en el Pedro Cofiño.

Nueva experiencia

Respecto de su automóvil, que es de la reciente línea de Mini Cooper, Juan Diego explicó que está satisfecho con los nuevos beneficios de este.

“Para mí será un año especial. Es como un sueño cumplido correr con mi papá. Él es mi ídolo y compartir con él será lo máximo”, aseguró Juan Diego Hernández-

“La mayor diferencia para esta copa es que correremos con la nueva línea de Mini, que ya no es aspirado, sino turbocargado; tiene 136 caballos y ya lo probé en la pista y sí hay una notable diferencia en el poder del carro, por lo que será más divertido para nosotros como pilotos, como también para los espectadores”, refirió.

Un sueño

Otro de los tintes especiales para Juan Diego, en el Campeonato Nacional 2015, es que cumplirá el sueño de competir con Carlos Hernández, su padre, en la categoría Super Street, en un Honda Civic.

“Siempre ha sido un sueño correr junto a él. Estamos preparados desde las vacaciones y con todas las ganas de ganar, además de tener mucha fe, que es lo primordial”, afirmó Juan Diego.

Hernández aseguró que su padre es su ídolo y que confía en que les irá muy bien, gracias a la extensa experiencia que él tiene en este deporte.

“Mi papá me inculcó el amor por los carros, desde pequeño. Es una pasión que heredé y será muy divertido poder compartir en competencia con él”, refirió el piloto, quien desde que se inició en el kartismo destacó en el deporte del motor.