Eurocopa

Boateng, un gol al racismo en Alemania

Con su golazo de volea, Jerome Boateng abrió el camino de los cuartos de final para Alemania frente a Eslovaquia (3-0), aunque el premio sería mucho más importante si ese tanto del defensa del Bayern Múnich sirve para cambiar la mentalidad racista de la derecha populista de su país.

Por Lille/AFP

Jerome Boateng festeja tras abrir el marcador en el juego entre Alemania y Eslovaquia. (Foto Prensa Libre: EFE)
Jerome Boateng festeja tras abrir el marcador en el juego entre Alemania y Eslovaquia. (Foto Prensa Libre: EFE)

“La gente estima que es un buen futbolista, pero no quieren tener a un Boateng de vecino”, había dicho a fines de mayo Alexander Gauland, vicepresidente del partido populista AfD sobre el stopper nacido en Berlín.

Esa declaración provocó una oleada de indignación en un país dividido en la cuestión de la acogida a los inmigrantes.

Boateng, nacido de un padre ghanés y de una madre alemana, fue campeón del mundo en 2014 y desde hace varias temporadas es uno de los mejores zagueros de la Bundesliga, pero le faltaba algo para intentar cambiar la mentalidad de esa parte de la sociedad alemana: marcar con la camiseta de la Mannschaft.

En su partido 63 como internacional, Boateng consiguió este domingo su primer tanto con Alemania: en el minuto 8, tras un saque de esquina despejado por la defensa eslovaca, el balón fue a la frontal del área, donde Boateng disparó de volea ajustado al palo, ayudado también porque la pelota fue desviada ligeramente por el pie de un rival.

Con ese tanto, Boateng abría el camino para que Alemania se clasificara para los cuartos de final de la Eurocopa, donde se enfrentará a España o Italia.





“Simplemente, de clase mundial, hermano. ¡Un gol genial!...#Mejorvecino #Hermano”, tuiteó su habitual compañero Antonio R diger, originario de Sierra Leona y que tuvo que abandonar la concentración alemana a pocos días del inicio del torneo por lesión.





Capitán sin brazalete

Pese al gol y a haber demostrado sobradamente su patriotismo, Boateng no tendrá fácil cambiar la mentalidad de una parte de los alemanes, algunos representados en el movimiento de extrema derecha PEGIDA  (acrónimo en alemán de "Patriotas Europeos contra la Islamización de Occidente"), que suele atacar con frecuencia a los integrantes de la Mannschaft de origen extranjero.

Sin ir más lejos, poco antes del inicio de la Eurocopa, llamaron a boicotear a la marca de chocolate Ferrero, que había lanzado una campaña en la que el tradicional niño rubio que aparece en los paquetes de sus productos fue sustituida por la fotos de los internacionales alemanes cuando eran pequeños, entre ellos Boateng o Ilkay Gündogan (de origen turco).

Si sigue rindiendo al nivel que lo está haciendo desde hace años y continúa ganando títulos con Alemania, Boateng tendrá cada vez más compatriotas que quieran ser sus vecinos.

Ovacionado cuando en el minuto 71 fue retirado por precaución, tras haber tenido molestias musculares en los últimos días, Boateng lleva camino a sus 27 años de convertirse en el capitán sin brazalete de la Mannschaft, una responsabilidad que oficialmente recae en el portero Manuel Neuer cuando no está en la cancha el veterano Bastian Schweinsteiger.