Fútbol Internacional

El Benfica salva un punto ante el Sporting en el derbi lisboeta

El Benfica empató en su visita al Sporting en el derbi lisboeta (1-1) y suma un punto que le permitirá mantenerse líder tras la 30ª jornada del campeonato portugués.

Por AFP

Nelson Semedo y Bruno Cesar pelean por el balón durante el partido entre el Benfica y el Sporting. (Foto Libre: AFP)
Nelson Semedo y Bruno Cesar pelean por el balón durante el partido entre el Benfica y el Sporting. (Foto Libre: AFP)

El capitán sportinguista Adrien Silva adelantó de penal a los locales (5) y empató el sueco Victor Lindelof pasada la hora de juego (66).

Con este resultado, el Benfica suma 72 puntos, cuatro más que el Porto, que el domingo recibirá al Feirense.

El Sporting, con 64 puntos, se queda prácticamente sin opciones de luchar por el título.

Los locales comenzaron presionando mucho al rival y a los tres minutos contó con su primera gran ocasión: un fuerte disparo de Gelson Martins que rechazó un defensor del Benfica y su capitán Luisao evitó in extremis el remate del argentino Alan Ruiz.

Dos minutos después llegó el primer gol local, en un penal cometido por Ederson Santana, un grave error del arquero brasileño, que no despejó un pase de un compañero ante la presión del holandés Bas Dost, que le arrebató el balón y el portero le derribó.

El capitán del Sporting Adrien Silva no tembló y engañó a Ederson para poner el 1-0 en el marcador.

Bien organizado y con el marcador a favor, el Sporting controló a los atacantes benfiquistas y se llegó a la pausa sin más movimientos en el marcador, aunque los visitantes reclamaron penal en un par de acciones en el área lisboeta.

El segundo tiempo comenzó como el primero, con ocasiones del Sporting, que pudo haber ampliado diferencias en dos remates de Das Bost (48 y 54) ante una defensa del Benfica muy desorganizada.

Pero las Águilas supieron capear el temporal y tras una primera jugada de peligro del griego Kostas Mitroglou (61), lograron el empate en el 66 con un tanto de defensa sueco Victor Lindelof en un lanzamiento de falta directa que se coló por la escuadra derecha defendida por Rui Patricio.

Tras el empate, el encuentro se endureció por la tensión que existe siempre en el derbi lisboeta y ello fue en detrimento del espectáculo, ya que ninguno de los dos equipos volvió a crear peligro ante el gol y el partido finalizó en tablas.