Fútbol Internacional

El Eibar se hace grande también en las redes sociales

El Eibar no cuenta con un gran presupuesto, pero pone en práctica brillantes ideas. Más allá de la construcción de su modelo económico-deportivo, el club vasco busca su hueco en las redes sociales para contar su "historia" de pequeño club contra los más grandes.

Por Redacción/AFP

El Eibar ha comenzado a buscarse un espacio dentro del mundo de las redes sociales con sus cuentas oficiales en twitter y facebook. (Foto Prensa Libre: Internet)
El Eibar ha comenzado a buscarse un espacio dentro del mundo de las redes sociales con sus cuentas oficiales en twitter y facebook. (Foto Prensa Libre: Internet)

En 2014, puso en marcha una campaña de crowdfunding bautizada como "Defiende al Eibar" con el objetivo de recaudar €1,7 millones para lograr la ampliación de capital necesaria para competir en la Liga y evitar así un descenso administrativo nada más lograr el ansiado ascenso.

El centrocampista en aquel entonces del Real Madrid, Xabi Alonso, hoy del Bayern de Múnich, fue uno de los rostros de la campaña. Alonso militó una temporada en el Eibar, en segunda división, en los inicios de su carrera.

"El Eibar era conocido sólo aquí. Construimos un 'story telling' y fuimos capaces de vender acciones del Eibar en 69 países del mundo, en China, en Rusia, en los Estados Unidos, en México, en Argentina y también en Singapur, en Kazajistán, en Israel, en Líbano", explica el expresidente del club Alex Aranzabal, ideólogo de esta operación.

"Somos un club pequeño pero sin complejos y ambicioso", sonríe Aranzabal, conocedor del interés que suscita un club pequeño compitiendo de igual a igual con gigantes del fútbol europeo, al igual que el pasaje bíblico de David contra Goliath.

En su tercera temporada consecutiva en primera división, aún no congrega a muchos periodistas en las ruedas de prensa, pero recientemente volvió a hacerse notar en las redes sociales con una simulación de evacuación del entrenador José Luis Mendilibar por un misterioso virus. Pero todo se trataba de una campaña de abonos bautizada como "el virus Eibar se propaga".