Fútbol Internacional

El Nápoli se encomienda al "infierno" del San Paolo para el duelo con el Madrid

El Nápoli vive con ilusión los últimos días previos al partido de vuelta de los octavos de final de la Liga de Campeones contra el Real Madrid y se encomendará al efecto del San Paolo, un estadio que se convierte en un "infierno" en los grandes partidos europeos.

Por Roma/EFE

El Nápoli se prepara para recibir al Real Madrid en la vuelta de los octavos de final de la Liga de Campeones de Europa en la serie que pierde 3-1. (Foto Prensa Libre: Nápoli)
El Nápoli se prepara para recibir al Real Madrid en la vuelta de los octavos de final de la Liga de Campeones de Europa en la serie que pierde 3-1. (Foto Prensa Libre: Nápoli)

El conjunto napolitano, que cayó 1-3 en el duelo de ida en el estadio Santiago Bernabéu, buscará la hazaña en el choque del próximo martes y su afición está preparando un gran ambiente para intentar poner presión al vigente campeón de la competición.

Nápoles es una de las ciudades italianas en las que el fútbol se vive con más intensidad y la hinchada "azzurra", que esperaba un partido contra el Real Madrid desde 1987, está decidida a jugar su propio partido en las gradas.

A pesar de que se trate de un estadio olímpico y de que la afición se encuentre a varios metros de distancia del rectángulo de juego, el San Paolo se convierte en una auténtica caldera en los grandes partidos nacionales e internacionales.

"La hinchada del San Paolo ayudará muchísimo. Jugar ante esa afición te empuja, te carga de motivaciones", explicó recientemente el excapitán del Nápoli, Giuseppe Bruscolotti, en una entrevista con Efe.

Los "tifosi" napolitanos suelen animar a sus jugadores antes de los partidos europeos acompañando la conclusión del himno de la Liga de Campeones con el grito "The Champions", algo que el pasado septiembre hasta fue registrado por los sismógrafos.

De hecho, el Instituto Nacional de Geofísica y Vulcanología italiano publicó después del duelo Nápoles-Benfica de la fase de grupos el gráfico del movimiento de sus sismógrafos, que evidenciaba ligeros temblores en el terreno cuando 42 mil espectadores gritaron el himno.

Serán 60 mil 240 los hinchas que llenarán el San Paolo el martes, con el deseo de poder vivir una de las grandes noches europeas que marcaron la historia del estadio de "Fuorigrotta".





En los últimos años son varios los clubes que cayeron en el coliseo napolitano, como el Manchester City (1-2), el Chelsea (1-3), el Borussia Dortmund (2-3) o el Arsenal (0-2).

Los duelos en los que se registró un ambiente más caliente fueron los del curso 2011-12, cuando el Nápoles del uruguayo Edinson Cavani y el argentino Ezequiel Lavezzi triunfó contra el Manchester City en la fase de grupos y contra el Chelsea en los octavos de final.

El "Matador" Cavani y el "Pocho" Lavezzi fueron los grandes protagonistas de la citada victoria contra el Chelsea, en uno de los mejores partidos de la historia reciente del club.

En la ida de esos octavos de final, el Nápoles se impuso con mérito, gracias a un gol de Cavani y a un doblete de Lavezzi, en un duelo en el que los "azzurri" hasta rozaron un más rotundo 4-1, de no salvar un gol en la línea de puerta el portugués José Bosingwa.

Sin embargo, ese 3-1 terminó siendo insuficiente para un Nápoles que cayó 1-4 en el estadio de Stamford Bridge inglés contra un Chelsea que terminaría levantando la Copa en la final de Múnich contra el Bayern.

La actual plantilla del conjunto sureño ya no cuenta con Cavani o con Lavezzi aunque la afición napolitana tiene plena confianza en su tridente, formado por el belga Dries Mertens, el español José Callejón y el internacional italiano Lorenzo Insigne.





El conjunto que entrena Maurizio Sarri podrá contar el martes con un San Paolo digno de las más grandes ocasiones, que batirá además su récord histórico de ingresos generados por un partido de fútbol (se prevé un ingreso de 4.1 millón de euros).

Los "azzurri" perdieron contra el Besiktas en la fase de grupos de este año su único encuentro europeo de los últimos veinte disputados en casa (13 victorias y 6 empates).

Le tocará al Real Madrid romper el poderío del Nápoles en su campo para dar otra prueba de fuerza de cara a su objetivo de defender el título europeo conquistado el año pasado en la final de San Siro contra el Atlético Madrid.