Fútbol Internacional

El partido entre el Bastia y el Lyon, suspendido definitivamente

El encuentro entre el Bastia y el Lyon quedó definitivamente suspendido después de que los jugadores del conjunto visitante se negaran a saltar al césped para disputar la segunda parte, por las amenazas de los aficionados ultras del conjunto corso, que ya habían intimidado a los futbolistas antes del inicio del choque.

Por EFE / Francia

El portero del Lyon, Anthony Lopes es sostenido por un agente de seguridad, mientras los aficionados del Bastia intentan alcanzarlo. (Foto Prensa Libre: AFP)
El portero del Lyon, Anthony Lopes es sostenido por un agente de seguridad, mientras los aficionados del Bastia intentan alcanzarlo. (Foto Prensa Libre: AFP)

Los graves incidentes terminaron por cancelar el choque del estadio Armand Cesari de Bastia. La Liga de Fútbol Profesional de Francia confirmó a través de un comunicado que el encuentro, que ya había comenzado con más de media hora de retraso, no se iba a reanudar más.

“Tras el último incidente producido al término del primer tiempo la LFP ha decidido suspender definitivamente el encuentro entre el Bastia y el Lyon. Esta decisión fue adoptada en conformidad con las instrucciones impartidas por el Director Departamental de Seguridad Pública (DDSP), en representación del prefecto de Córcega, durante la reunión de crisis antes del comienzo del partido”, señala el comunicado emitido por la Liga Profesional.





“Tras los incidentes muy graves producidos durante el calentamiento, el DDSP optó, inicialmente, por autorizar el inicio del partido para evitar incidentes mayores”, añade la nota.

La LFP califica de “conducta incalificable de algunos aficionados del estadio Armand-Cesari” y solicita al Bastia que “tome las medidas oportunas para prohibir el acceso al campo a los responsables de los incidentes así como todas las medidas de seguridad para garantizar la seguridad en los partidos que se disputen en este estadio”.

Los incidentes comenzaron en los minutos previos al arranque del partido cuando decenas de seguidores Bastia saltaron al césped del estadio Armand Cesari para intimidar a los jugadores del Lyon, que efectuaban los ejercicios de calentamiento previos al inicio del partido.

El grupo de aficionados irrumpió en el terreno de juego por uno de los fondos y acorralaron al portero Mathieu Gorgelin, que reculó para unirse al resto de compañeros. Algunos futbolistas, como el holandés Memphis Depay, fueron empujados y amenazados por los ultras. Hasta que los jugadores alcanzaron el túnel de vestuarios.

El choque comenzó con más de media hora de retraso después de que el árbitro, los miembros de seguridad y los representantes de ambos equipos debatieran sobre la idoneidad de jugar.

Pero al término de la primera parte los incidentes volvieron. Los ultras saltaron de nuevo al césped y los jugadores del Lyon se negaron ya a continuar con el partido.