Fútbol Internacional

El Schalke se instala en el pesimismo

Un año después de la eliminación del Schalke en los octavos de final de la Liga de Campeones por el Real Madrid, la historia entre ambos clubes se repite.

Por Madrid/EFE

El entrenador del Schalke 04, Roberto Di Matteo, durante la rueda de prensa ofrecida en el estadio Santiago Bernabéu, previo al partido de vuelta de los octavos de final de la Liga de Campeones frente al Real Madrid. (Foto Prensa Libre: EFE)
El entrenador del Schalke 04, Roberto Di Matteo, durante la rueda de prensa ofrecida en el estadio Santiago Bernabéu, previo al partido de vuelta de los octavos de final de la Liga de Campeones frente al Real Madrid. (Foto Prensa Libre: EFE)

Hace casi 365 días, el cuadro alemán vivió el duelo de vuelta instalado en un pesimismo razonable tras aquel 1-6 imposible de remontar. Ahora, un Schalke parecido afronta del mismo modo su choque ante el Madrid.

Pese a que el marcador del duelo de la ida (0-2) es algo más asequible que el de la temporada pasada, el equipo que dirige Roberto Di Matteo y sus hombres no consideran posible una remontada sobre el césped del estadio Santiago Bernabéu. O, por lo menos, parece que eso tratan de hacer ver.

“Hemos perdido en la ida 0-2. Es sumamente difícil acometer un partido así y pasar la eliminatoria. Eso va a ser una tarea difícil para nosotros”, afirmó Di Matteo en rueda de prensa 24 horas antes de disputar un partido que el Real Madrid necesita ganar para paliar su crisis.

El técnico italiano, que ya sabe lo que es alzar la copa de campeón cuando dirigió al Chelsea en el curso 2011/12, no se mostró muy optimista durante los once minutos que duró su comparecencia ante los medios de comunicación.

Escoltado por el delantero camerunés Eric Maxim Choupo-Moting, su discurso no fue nada motivador para los suyos.

  • Los partidos de vuelta de los octavos de final de la Champions League se disputarán, este martes a partir de las 13:45 horas.

Fue el mismo que el de su jugador, que solo respondió a cuatro preguntas y tuvo tiempo de soltar una frase similar a la de su entrenador: “Es difícil valorar la situación. Sabemos que va a ser un partido complicado. Es muy difícil remontar un 0-2”.

Antes de volar a Madrid, tras derrotar 3-1 al Hoffenheim para recuperarse de una serie de malos resultados en la Bundesliga, el centrocampista Max Meyer fue el encargado de dejar claro que remontar en el Santiago Bernabéu es imposible: “No podemos lograrlo, pensar en la clasificación no es realista”.

Todas las declaraciones públicas de los jugadores y del entrenador del Schalke son más pesimistas que las que acertó a decir hace un año el extécnico del club Jens Keller, que tuvo que lidiar ante la prensa con la losa del famoso 1-6. “El Real Madrid tiene un equipo extraordinario, se ha perdido en casa y no es fácil pasar de ronda”, dijo.

Es posible que las declaraciones actuales sean una estrategia para aprovechar la crisis del Real Madrid que Di Matteo no quiere ver. Después de un par de meses erráticos, con resultados adversos como el 4-0 en el Vicente Calderón ante el Atlético de Madrid o el reciente 1-0 en San Mamés frente al Athletic, el preparador italiano aseguró que el cuadro de Ancelotti no está tan mal como parece.

Casi todos los mensajes son negativos y todos son halagos para el rival. Puede que ese sea el plan del Schalke, relajar al Real Madrid para asestarle un golpe que podría ser mortal para el cuadro madridista.

Con la escuadra blanca herida y con el conjunto germano instalado en un aparente pesimismo, el Schalke podría pagar los platos rotos de una noche que, según los mensajes que no deja de lanzar el club de la cuenca del Ruhr, podría ser muy larga. Así lo insinuaron Di Matteo, Meyer y Choupo-Moting, los mensajeros del pesimismo.