Fútbol Internacional

Giménez rescata al Atlético en partido amistoso

Dos acciones de José María Giménez levantaron al Atlético de Madrid en el segundo tiempo de su amistoso en Arabia Saudí contra el Al Ittihad, al que doblegó desde la determinación del futbolista uruguayo, primero como origen del penalti del 2-2 y después como goleador de cabeza en el 2-3 final.

Por Redacción Deportes/EFE

Los pupilos de Simeone festejan una de las anotaciones en el partido frente al Al Ittihad. (Foto Prensa Libre: AFP)
Los pupilos de Simeone festejan una de las anotaciones en el partido frente al Al Ittihad. (Foto Prensa Libre: AFP)

En el primer tiempo como defensa y en el segundo como medio centro, él fue el protagonista indiscutible del triunfo rojiblanco en el estadio King Abdullah, repleto con 62 mil espectadores en sus gradas. Un ambiente de partido oficial para un choque del que no hubo duda que era amistoso por ritmo, por tensión y por goles.

Al igual que en algunos de sus últimos encuentros, el Atlético se movió en una indefinición desconocida en la era Simeone. Ni fue tan concreto en el área contraria ni tan contundente en la propia cuando hace apenas dos meses dominaba cada registro en una y otra con rotundidad. Era un amistoso, pero permitió dos goles en un minuto.

Después de domar de inicio el entusiasmo local, de someterle con un control indudable desde el primer cuarto de hora, de arrinconarle en su área, de marcar el 0-1, en el minuto 23 con un pase de Gabi y una definición perfecta de Juanfran y de rozar el 0-2 por medio de Griezmann, el Atlético fue remontado en dos jugadas consecutivas.

Una en el minuto 44, cuando Kahraba irrumpió entre Stefan Savic y Filipe Luis, de vuelta después de tres encuentros de baja, para transformar en gol el tiro fallido de un compañero; otra en el 45, cuando Akaichi también se coló dentro del área para batir a Miguel ngel Moyá tras un pase desde la banda derecha del propio Kahraba.

Increíble hasta en un amistoso para este Atlético, pero a la vez preocupante, porque entre él y su rival de este viernes media un abismo y porque a cuatro días vista está la vuelta a la competición y un encuentro de infinita más exigencia que el de hoy en Jeddah: le espera Las Palmas en el estadio Gran Canaria en la Copa del Rey.

Y ahí, dos goles tan rápidos, dos momentos tan frágiles en defensa, penalizan muchísimo, más en una eliminatoria como la que afrontará desde el próximo martes, aunque después el Atlético ya no permitiera nada a su rival, recuperara el control y arreglara el partido con una victoria por 2-3, superada ya la hora de encuentro.

La construyó y la culminó Giménez. Primero con un penalti transformado por Fernando Torres y provocado por una jugada del uruguayo, toda la segunda parte como medio centro, reubicado en una posición que no es una casualidad, porque también jugó ahí el tramo final del anterior choque ante el Guijuelo, y luego con un cabezazo en un saque de esquina, el definitivo 2-3 a favor del Atlético.

Por lo demás, el amistoso, como ya probó en el entrenamiento del jueves, antes de viajar a Arabia Saudí, sirvió para confirmar que Simeone maneja una alternativa para el comienzo de la competición en 2017, la misma que propuso de inicio para el duelo de este viernes, con Juanfran Torres de extremo, con Sime Vrsaljko de lateral derecho y con Saúl íguez de medio centro junto a Gabi Fernández.

Mientras Simeone consolida a Saúl por el centro, a la vez que Koke Resurrección parte desde la izquierda y el portugués Tiago Mendes sigue de baja por unas molestias en la rodilla, el entrenador insiste con Juanfran por el extremo, con la consiguiente salida del once del belga Yannick Carrasco, que disputó todo el segundo acto.

Un ensayo, de momento, pero que ya lo contempló en el anterior partido contra el Guijuelo, lo probó el jueves con suma atención a los movimientos tácticos en el entrenamiento 32 horas antes en Majadahonda, le dio continuidad en el primer tiempo ante el Al Ittihad y es una opción probable para este martes en Las Palmas.