Fútbol Internacional

Independiente del Valle, un modesto que “nunca dejó de soñar”  en la Libertadores

El Independiente del Valle, un modesto equipo de las afueras de Quito con sólo seis temporadas en la primera división ecuatoriana, hizo historia el jueves al colarse por primera vez en la final de la Copa Libertadores tras vencer al poderoso Boca Juniors argentino en La Bombonera.

Por Quito/AFP

Jugadores de Independiente del Valle festejan al final del encuentro frente a Boca Juniors. (Foto Prensa Libre: AFP)
Jugadores de Independiente del Valle festejan al final del encuentro frente a Boca Juniors. (Foto Prensa Libre: AFP)

Ante la mirada atónita del astro argentino Diego Armando Maradona en el palco y de la frenética afición xeneize, el equipo ecuatoriano venció 3-2  (un global de 5-3) a la armada de Carlos Tevez con su juego frontal y decidido, y volvió a demostrar que su inédita presencia en esta llave no era algo fortuito.

“Muy contentos de poder hacer historia. Este equipo sí que tiene huevos, lo ha demostrado no solamente en este partido sino en varios partidos, por eso estamos llegando a la final” , exclamó eufórico tras el partido el veterano portero Librado Azcona, que atajó un penal al uruguayo Nicolás Lodeiro.

Pocos auguraban esto cuando en febrero inició la máxima competición continental y el Independiente del Valle, en su tercera participación, se iba a ver las caras en el repechaje con el paraguayo Guaraní, al que terminó ganando gracias a un gol de visitante.



Jugadores de Boca Juniors salen del terreno de juego luego de perder frente a Independiente del Valle. (Foto Prensa Libre: AFP)
Jugadores de Boca Juniors salen del terreno de juego luego de perder frente a Independiente del Valle. (Foto Prensa Libre: AFP)


Con su lema “Nunca dejes de soñar” , el equipo del uruguayo Pablo Repetto, un exjugador que vio truncada tempranamente su carrera por una lesión y que asumió la dirección técnica del equipo en 2012, terminó segundo del Grupo 5, integrado por Atlético Mineiro, Colo Colo y Melgar.

Pero fue a partir de octavos cuando empezó su batería de sorpresas: se cargó al argentino River Plate con global de 3-0, al mexicano Pumas por penales en cuartos de final y ahora al Boca Juniors en semifinales.

“Desde que jugamos el repechaje nos propusimos lograr todo esto, pero poquito a poquito, partido a partido lo fuimos logrando y ahora nos toca celebrar esto que estamos haciendo” , dijo el defensa Arturo Mina.