Fútbol Internacional

Informe advierte sobre racismo en Rusia

En el futbol ruso impera una mentalidad racista, alimentada por sectores radicales de extrema derecha, que podría comprometer la seguridad de los visitantes durante la Copa Mundial del 2018, según un informe obtenido por la Associated Press.

Por Londres/AP

 El ministro ruso de Deportes, Vitaly Mutko (centro), Christian Unger (i) y  Alexey Sorokin (d), ofrecen una rueda de prensa en Moscú (Foto Prensa Libre: EFE)
El ministro ruso de Deportes, Vitaly Mutko (centro), Christian Unger (i) y Alexey Sorokin (d), ofrecen una rueda de prensa en Moscú (Foto Prensa Libre: EFE)

Investigadores del Centro SOVA de Moscú y de la red Fare, que colaboran con la UEFA en el monitoreo de los episodios de racismo en Europa, analizaron más de 200 episodios de comportamiento discriminatorio relacionado con el fútbol ruso en las dos últimas temporadas.

“Surge un panorama bastante repelente de una liga nacional llena de racismo y xenofobia, en la que la extrema derecha incide bastante en la cultura del aficionado“, afirmó el director ejecutivo de Fare Piara Powar en una entrevista con la AP.

Los investigadores recopilaron decenas de casos en los que los hinchas hicieron campañas de recaudación de fondos y vendieron mercaderías para reunir dinero para elementos neonazis presos. Detalla numerosos incidentes de discriminación en partidos, incluidos 72 en los que se mostraron símbolos neonazis, 22 acciones de hostigamiento de personas del Cáucaso y cinco casos de abusos de personas de raza negra. El informe abarca las temporadas de 2012/2013 y 2013/2014, y no incorpora el hostigamiento de que han sido víctimas muchos jugadores de raza negra en la actual temporada, según Fare.

“Hay que llegar a un estado de cosas que garantice que quien vaya a Rusia no va a ser agredido”

“Nuestra esperanza en la antesala del 2018 es que se tomen medidas para proteger la seguridad de aficionados y jugadores“, expresó Powar. “Los jugadores ya han dicho que abandonarán el terreno de juego si oyen hablar de racismo. Eso es un peligro. Queremos que se ocupen de esto con antelación.”

La Unión del Futbol Ruso y los organizadores de la Copa Mundial del 2018 se abstuvieron de hacer comentarios al ser contactadas por la AP.

El informe fue enviado el viernes al presidente de la FIFA Joseph Blatter. Sin mencionarlo, Blatter dijo en su cuenta de Twitter que “en diciembre una comisión (antidiscriminatoria) de la FIFA presentó un plan de acción concreto para abordar el tema de la discriminación de cara a la Copa Mundial del 2018”.

El presidente ruso Vladimir Putin se ha comprometido a combatir la discriminación, pero el informe dice que no se está haciendo lo suficiente.

Afirma que “será difícil garantizar la seguridad de los visitantes” si no se toman una serie de medidas:

-Sancionar consistentemente las conductas discriminatorias.

-Preparar un plan para las agrupaciones de extrema derecha.

-Priorizar la educación de los rusos en relación con la xenofobia y promover activamente la diversidad en la subsedes.

Dmitry Dedkov, fanático del Spartak de Moscú, dice que a veces los insultos tienen un trasfondo racista, pero que hay ocasiones en las que simplemente son una táctica para alterar a los jugadores buenos del rival.

“Un buen jugador del rival es un irritante, como una bandera roja para un toro“, sostuvo en declaraciones a la AP. “Insultan a un africano o a cualquier otro jugador.”

El informe subraya sobre todo la conducta ofensiva de los hinchas del CSKA, Dínamo, Lokomotiv y Spartak, todos de Moscú, así como los del Zenit de San Petersburgo, quienes a menudo muestran símbolos neonazis y fascistas que usan las organizaciones de extrema derecha.

“Esto no sorprende por el hecho de que hay una correlación directa entre las actitudes xenófobas de los aficionados y los altos niveles de xenofobia de la sociedad rusa en general, que ha proliferado desde principios de los años 2000”, dice el informe.

Agrega que las “actitudes racistas y las ideas de ultraderecha están muy difundidas entre los aficionados rusos y es poco probable que esta situación mejore en el futuro inmediato.”