Fútbol Internacional

La Liga española denuncia a 10 aficionados del Rayo por 'caso Zozulya'

La Liga española de fútbol anunció este jueves haber presentado una querella contra diez aficionados acusados de hostigar al jugador ucraniano Roman Zozulya, quien no pudo incorporarse al Rayo Vallecano por una polémica sobre su supuesta ideología ultraderechista.

Por España/AFP

El jugador ucraniano Roman Zozulya está envuelto en la polémica. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)
El jugador ucraniano Roman Zozulya está envuelto en la polémica. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

La denuncia fue presentada "por un delito de coacciones (...) contra 10 de los presuntos culpables de haber obligado al jugador del Rayo Vallecano, Roman Zozulya, a renunciar momentáneamente a incorporarse a la plantilla del equipo madrileño", indicó la Liga en un comunicado emitido este jueves.

En virtud de un acuerdo concluido el 31 de enero, el futbolista de 27 años había sido cedido por el Betis, que juega en Primera División, al Rayo, un club de Segunda radicado en un barrio popular de Madrid, Puente de Vallecas.

Al poco de anunciarse el acuerdo, los aficionados más radicales del Rayo, de orientación ultraizquierdista, no tardaron en acusar al jugador de tener vínculos neonazis, y el 1 de febrero lo insultaron al llegar al entrenamiento.

Zozulya, que tuvo que regresar a Sevilla, siempre ha mostrado su apoyo al ejército de su país, enfrascado en un conflicto en las regiones separatistas prorrusas del este, e incluso apareció en fotos con un arma y vestido de militar. Sin embargo, llegó a publicar una carta en la que se defendía afirmando: "no estoy vinculado ni apoyo a grupo paramilitar ni neonazi alguno".

La Liga española precisó que ocho de las personas contra las que se presentó la denuncia "fueron identificadas en la Ciudad Deportiva del Rayo Vallecano tras irrumpir en la sesión de entrenamiento" del día 1 de febrero.

"Los otros dos querellados fueron las personas que ofrecieron una rueda de prensa en representación, supuestamente, de la afición del Rayo Vallecano el pasado 5 de febrero", añadió el texto.

El comunicado puntualiza que la querella presentada "deja abierta la posibilidad de ampliar la misma a cualquier otra persona", de cuya participación en los hechos "haya quedado constancia en los distintos vídeos y grabaciones".

Por su lado, José María Sardá, vicepresidente del Rayo, lamentó en una rueda de prensa este jueves tener que bregar con una situación "extradeportiva", y recordó que su equipo es "un club de futbol, no una sede política".

"Somos un club de fútbol, y como tal, tanto la dirección deportiva como la directiva miramos a los futbolistas, no a sus vidas privadas", enfatizó Sardá.

El director deportivo, Ramón Planes, agregó que el club tenía "muy buenos informes" del delantero, que recibió varias ofertas de clubes de Segunda División.

El jueves pasado, el presidente de la Liga, Javier Tebas, había avisado ya de que se podría presentar una querella criminal por este caso.

"No se puede etiquetar a una persona por su ideología. Mientras un juez no someta a una persona a restricciones de sus derechos fundamentales, nadie lo puede hacer", declaró Tebas hace una semana en un acto promocional.