Fútbol Internacional

¿Rivales? Solo en la cancha…

Un doblete de Leo Messi dio el triunfo este martes al Barcelona en campo del Arsenal (2-0), en la ida de octavos de final de la Champions, con lo que el argentino se resarció del maleficio que le perseguía ante el portero checo Peter Cech, al que tardó 544 minutos en marcar.

Por Inglaterra/AFP

Cech y Messi se despidieron con un abrazo, después del partido. (Foto Prensa Libre: Twitter)
Cech y Messi se despidieron con un abrazo, después del partido. (Foto Prensa Libre: Twitter)

Messi, además de romper ese maleficio, puso a su equipo con pie y medio en cuartos de final, en espera del partido de vuelta en el Camp Nou, el miércoles 16 de marzo.

Eso sí, la rivalidad es solo al momento de jugar, pues al final del partido el astro argentino y el guardameta del Arsenal protagonizaron un abrazo amistoso entre sonrisas.

La jugada del primer gol, en el minuto 71, nació con un despeje de Gerard Piqué, que propició un rápido contragolpe azulgrana.

La pelota le llegó a Andrés Iniesta, que puso el balón a la izquierda para Luis Suárez, quien cedió al brasileño Neymar, que puso a su vez un pase a Messi frente a portería para que marcara a placer.

El segundo tanto del Barcelona y de Messi se materializó con un penal en el minuto 83 que el defensa francés Mathieu Flamini cometió sobre el propio jugador argentino.