Fútbol Internacional

México enfrenta a Panamá con el objetivo de sellar el boleto a Rusia 2018

La selección mexicana necesita un triunfo ante Panamá, al que recibirá el viernes 1 de septiembre en el estadio Azteca, combinado con derrota de Honduras, para asegurar su boleto a la Copa del Mundo.

Por EFE

Juan Carlos Osorio confía en que México consiga el triunfo contra Panamá. (Foto Prensa Libre).
Juan Carlos Osorio confía en que México consiga el triunfo contra Panamá. (Foto Prensa Libre).
Tras seis jornadas, México lidera la eliminatoria mundialista con 14 unidades de 18 posibles, seguido de Costa Rica con 11 y Estados Unidos con 8, hasta ahora los tres representativos con boletos directos al Mundial.

Mientras que el cuarto lugar, que hasta ahora ocupa Panamá con siete puntos, deberá resolver el pase en una repesca con Asia; Honduras es quinto con cinco y Trinidad y Tobago es sexto y último con apenas tres puntos.

"Panamá será un rival muy difícil, un partido similar a los que jugamos contra otras selecciones en el estadio Azteca, con comportamientos defensivos muy marcados y nosotros con el compromiso de ganar de manera contundente", dijo Osorio hace unos días al dar referencias sobre su próximo rival.

Con el posible triunfo, el Tricolor seguirá en el primer lugar y llegará a 17 unidades, mientras que Honduras si pierde o empata en su visita a Trinidad y Tobago se quedará a 12 u 11 unidades de distancia del primer lugar con nueve por jugar.

Si México logra los tres puntos el viernes, resolverá la eliminatoria en la séptima jornada con tres por jugar, el 5 de septiembre de visita ante Costa Rica, el 6 de octubre al recibir a Trinidad y Tobago y el 10 de octubre precisamente en su salida ante Honduras.

Pero si el Tricolor pierde o empata y Honduras gana, el combinado azteca debe esperar al partido de la octava jornada que jugará en San José, Costa Rica el 5 de septiembre.

México, bajo el mando del colombiano Juan Carlos Osorio, inició este domingo su concentración para el partido ante Panamá en la Ciudad de México y por la noche se trasladó a la ciudad de Cuernavaca, a unos 50 kilómetros de la capital, donde trabajarán hasta el jueves.