Fútbol Internacional

Piden cuentas a líder de federación alemana

Los jefes regionales del fútbol alemán aumentaron la presión sobre el líder de la federación nacional Wolfgang Niersbach para que explique lo que sucedió con el dinero que, según reportes, fue utilizado para comprar votos para conseguir el Mundial de 2006.

Por Francfort/AP

El presidente de la Federación de Futbol de Alemania, Wolfgang Niersbach, deberá rendir cuentas a los jefes regionales. (Foto Prensa Libre: AFP)
El presidente de la Federación de Futbol de Alemania, Wolfgang Niersbach, deberá rendir cuentas a los jefes regionales. (Foto Prensa Libre: AFP)

Niersbach ha negado haber cometido delito alguno, pero reconoció que todavía no se sabe para qué se usó el dinero a pesar de comenzar una investigación interna hace meses.

La revista alemana Der Spiegel reportó el viernes que se creó un fondo de 10,3 millones de francos suizos (entonces unos seis millones de dólares) para comprar los votos de cuatro representantes asiáticos en el comité ejecutivo de la FIFA.

El presidente de la federación de Hesse, Rolf Hocke, dijo el miércoles que los 21 jefes regionales pidieron al organismo nacional que resuelva el caso con premura.

"El movimiento del dinero tiene que ser explicado rápida y completamente, externa e internamente", dijo Rolf Hocke

"El movimiento del dinero tiene que ser explicado rápida y completamente, externa e internamente", dijo Hocke.

Agregó que el caso "tomó a todos por sorpresa".

"La situación es incómoda. Por eso necesitamos una explicación completa", afirmó.

Otro jefe regional, Matthias Schoeck, se quejó porque se enteró del caso a través de la prensa.

Esta semana, Niersbach negó que haya existido el fondo para sobornos o que se hayan comprado votos durante la contienda.

"Realizamos la candidatura de forma honesta, y al final ganamos (la elección) de forma honesta por nosotros, por Alemania, por el fútbol alemán, el 6 de julio de 2000", dijo Niersbach el lunes en un evento en el museo del fútbol alemán en Dortmund.

Una comisión de la federación y un bufete de abogados investigan el caso, pero Niersbach no dio un plazo para la investigación.

La fiscalía alemana evalúa si hay motivos para abrir un proceso criminal.