Fútbol Internacional

Ricardinho, el otro Balón de Oro portugués de Madrid, que comparan con Cristiano Ronaldo

Es portugués, juega en Madrid, en el Inter Movistar, y tiene cuatro Balones de Oro, tal vez pronto cinco. Ricardinho es el icono del fútbol sala, como Cristiano Ronaldo es el ídolo del futbol. Y el delantero reconoce en una entrevista a la AFP que se identifica mucho con su ilustre compatriota del Real Madrid.

Por AFP

Ricardo Filipe da Silva Braga, Ricardinho, domina el balón durante una práctica. (Foto Prensa Libre: AFP)
Ricardo Filipe da Silva Braga, Ricardinho, domina el balón durante una práctica. (Foto Prensa Libre: AFP)

P: A sus 32 años, ha ganado cuatro veces el título de mejor jugador de futbol sala del mundo y es aspirante al trofeo en 2017. ¿Imaginaba llegar hasta aquí?

R: Empecé con el fútbol cuando tenía 5 años y seguí hasta las 13 o 14. Me invitaron a ir a jugar a Oporto, a hacer pruebas, pero cambiaron de entrenador y me dijeron que era muy pequeñito para jugar al fútbol. Entonces me cambié forzado al fútbol sala, que no conocía mucho. Hubo una conexión buena, empecé a jugar, me empezó a gustar, tenía más el balón que en el fútbol. Empecé a dedicarme a ello. Tuve una entrenadora que me dijo: tú puedes ser el mejor de este deporte. Dedícate, que puedes ser el mejor"

P: Como Cristiano Ronaldo, usted juega en Madrid, en el Inter Movistar, y es campeón de Europa con su club. ¿Se identifica con CR7?

R: Soy pequeñito como Messi, soy zurdo como Messi y dije algunas veces que me parezco más jugando a Messi, no que me gusta más Messi. Cristiano tiene talento, obvio, no es solo trabajo. Tienes que tener talento para meter tantos goles, para estar siempre a un alto nivel. Cristiano y yo nos fuimos muy jóvenes de casa para ir a trabajar, para dedicarnos a lo que nos gusta. Fui de Oporto a Lisboa, dejé a mis padres, a mis amigos, empecé a trabajar en algo nuevo. Y Cristiano salió de Madeira hacia Lisboa para jugar al fútbol con el Sporting. Luego tuvimos que trabajar paso a paso. Ha tenido que esperar para poder llegar a su alto nivel y yo igual. Hay que ir con calma, saber que tu momento va a llegar, pero nunca bajar los brazos. Creo que ahí me identifico mucho con Cristiano. Cristiano ha querido ser el mejor, ha querido meter mas goles y trabajar más que los demás. Yo me veo así".





P: ¿Qué siente cuándo se le compara con Cristiano Ronaldo?

R: "Para mí, son mundos distintos el futbol y el fútbol sala. Lo que me enorgullece, es que en un país tan pequeño podamos tener el mejor jugador de fútbol, el mejor jugador de fútbol sala, el mejor jugador de Beach Soccer. Creo que cada vez vamos creciendo más. La gente se pregunta cómo un país tan pequeño puede tener a los mejores. No es solo por el talento, es por dedicación. Yo, como Cristiano, como Figo, como Eusebio, fue una cuestión de personalidad, de carácter, de aprender, de tener coraje de decir quiero ser el mejor".

P: ¿Piensa que los portugueses son más competitivos que el resto?

R: Creo que sí. Es una cuestión de verse a sí mismo como su propio rival y querer superarte. Cristiano tiene tal vez la suerte de que está Messi y tiene una competitividad extra. Yo no tengo a Messi pero tengo a un montón de jugadores jóvenes que están apareciendo con muchísima calidad. Si yo bajo los brazos, ellos me van a pasar volando. Así que quiero que si esto pasa, dependa de mí".





P: ¿El hecho de haber aprendido el fútbol en la calle puede también explicar el talento técnico de los portugueses?

R: "Cada vez mas se ven jugadores "robot", jugadores que tocan para un lado, hacen movimiento, defienden bien... Necesitamos otra vez a los jugadores callejeros. Un jugador que tenga osadía para ir por los regates, coraje para hacer cosas que dices: no creo que haya visto esto en un partido, en un Europeo, un Mundial, en una final. Yo conozco un montón de jugadores de la Liga que tienen un talento, una calidad increíble. Pero no se atreven a hacerlo en un partido duro o una final. Yo me divierto jugando, yo juego con placer. Esa es la diferencia de los jugadores de Portugal. No tenemos muchas condiciones y nos vemos obligados a ir a la calle. Ya ves poca gente saliendo a la calle. Necesitamos que los niños vuelvan a salir a la calle, que no estén diez amigos y siete en el móvil escribiendo mensajes. Necesitamos que vuelva la esencia del futbol, de querer jugar".