Fútbol Internacional

Tigres y River Plate comienzan su batalla por la Copa Libertadores

Tigres de México y River Plate de Argentina se enfrentarán el miércoles en la ida de la final de la Copa Libertadores de América 2015 en un duelo donde la escuadra azteca, con sus potentes refuerzos como el francés Gignac, tratará de aprovechar el empuje de su afición.

Por Monterrey/AFP

Los jugadores de River Plate ya están en México. (Foto Prensa Libre: River Plate)
Los jugadores de River Plate ya están en México. (Foto Prensa Libre: River Plate)

Las 42.000 entradas del estadio Universitario de la ciudad de Monterrey (noreste) se agotaron desde el lunes para presenciar este partido entre dos clubes que reúnen un gran poder ofensivo.

Si el elenco felino tiene en sus filas a André-Pierre Gignac -segundo máximo goleador de la pasada liga francesa-, al nigeriano Ikechukwu Uche y al brasileño Rafael Sobis, los millonarios cuentan con el uruguayo Rodrigo Mora y los veteranos argentinos Fernando Cavenaghi y Javier Saviola.

River Plate tiene en su mano el boleto para el próximo Mundial de Clubes de la FIFA, ya que Tigres juega como invitado el máximo torneo de clubes de la Conmebol, pero aspira a levantar su tercera Copa Libertadores.

“Estamos ante una oportunidad histórica de escribir una página en la historia grande”, dijo el martes el lateral derecho Gabriel Mercado.

De su lado, la escuadra mexicana desea inscribirse como la primera del país en conseguir ese trofeo, después de que Cruz Azul y Guadalajara cayeran en las finales de 2001 y 2010, respectivamente.

“Estamos en una oportunidad única y queremos ganar”, dijo el mediocampista de Tigres Damián lvarez, exjugador de River Plate.

Este argentino naturalizado mexicano es el principal candidato para sustituir en el once inicial al volante Javier Aquino, que este martes confirmó que no se ha conseguido recuperar de sus molestias físicas.

Si bien ambos equipos confían en sus posibilidades, de los dos planteles han salido voces que auguran una final muy igualada. Los dos partidos que disputaron en la fase de grupos del torneo se saldaron con sendos empates: 1-1 en Buenos Aires y 2-2 en Monterrey.