Fútbol Internacional

Vardy  recibe amenazas de muerte después de la salida de Ranieri

El delantero del Leicester City Jamie Vardy ha revelado que él y su familia han recibido amenazas de muerte después de la destitución del técnico italiano Claudio Ranieri.

Por EFE/Londres

Jamie Verdy señaló que son falsas las acusaciones de que él influyó en la salida de Ranieri (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)
Jamie Verdy señaló que son falsas las acusaciones de que él influyó en la salida de Ranieri (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

El internacional inglés, de 30 años, ha asegurado que las acusaciones de que él influyó en la decisión de la junta directiva de prescindir de Ranieri son “tristes” y “falsas”.

El carismático entrenador fue destituido el pasado 23 de febrero, sólo nueve meses después de guiar al Leicester al título de la Premier League.

El conjunto inglés se encontraba en decimoséptima posición en la tabla antes de la marcha del transalpino, coqueteando con los puestos de descenso.

“Es aterrador. Leí en una publicación que yo estuve involucrado en una reunión tras el partido contra el Sevilla (de ida de octavos de final de la Liga de Campeones), cuando realmente estuve tres horas pasando un control antidopaje”, señaló Vardy.

“Pero la historia está ahí, la gente la lee, saca sus propias conclusiones y tanto tú como tu familia e hijos acaban recibiendo amenazas de muerte”, dijo.

“Intentas salir adelante. No es fácil cuando la gente te corta con el coche cuando tu mujer está conduciendo con tus hijos en el asiento de atrás. Ha ocurrido varias veces”, indicó.

Según la cadena británica BBC, varios futbolistas del Leicester, entre ellos Vardy, se reunieron con el dueño del club después de la derrota en Sevilla en la ida de Champions League.

El equipo ha sumado cuatro victorias en otros tantos partidos tras la marcha de Ranieri y la llegada de Craig Shakespeare, contra Liverpool (3-1), Hull City (3-1) y West Ham (2-3), en la Premier League, y sobre Sevilla (2-0) , en la Liga de Campeones.

Sin embargo, Vardy ha negado en rotundo las acusaciones y ha dejado claro que “si había problemas, se hablaban en la oficina”: “Sí había problemas estos se hablaban en la oficina del entrenador o poníamos algo en la tabla de tácticas, ya que él (Ranieri) estaba contento cuando le dábamos nuestra opinión”, sostuvo.

“Las historias y acusaciones son falsas, y nosotros, los jugadores, no podíamos hacer mucho sobre ellas. Lo único, dejarlas de lado y concentrarnos sólo en el futbol”, aseguró.