Fútbol Internacional

Y ahora, ¿cuál es el plan del Real Madrid?

La destitución del técnico Carlo Ancelotti, a pesar de su popularidad entre jugadores y público, deja cierta incertidumbre sobre el proyecto a largo plazo del Real Madrid, que va a tener que encontrar un sucesor convincente y reconstruir un proyecto consistente.

Por Madrid/AFP

El presidente del Real Madrid  Florentino Pérez desvelará el nombre del nuevo entrenador del Club la próxima semana. (Foto Prensa Libre: AFP)
El presidente del Real Madrid Florentino Pérez desvelará el nombre del nuevo entrenador del Club la próxima semana. (Foto Prensa Libre: AFP)

El presidente Florentino Pérez, que cumple su duodécimo año de mandato (2000-2006 y desde 2009), destituyó el lunes a su noveno entrenador, lo que evidencia una falta de proyección a largo plazo en un club sobreexpuesto en los medios.

Sin embargo, Pérez parecía haber encontrado el hombre adecuado con Carlo Ancelotti, que ya en su primera temporada, no sólo ganó la ansiada Décima Liga de Campeones sino que también consiguió equilibrar un equipo con exceso de galácticos ofensivos, fichados a precio de oro.

Este otoño, el Real de Ancelotti encadenó 22 victorias consecutivas (nuevo récord español) y desplegó un gran futbol, que llevó a los aficionados a soñar con el inicio de un ciclo victorioso y un equipo capaz de marcar una época, como el Barcelona de Pep Guardiola (2008-2012).

“No hay plan”

Seis meses más tarde, nada de eso queda y da igual si Pérez había reafirmado su confianza en el técnico en marzo tras un comienzo de 2015 lastrado por las lesiones y la falta de rotación de sus figuras.

“El plan es que no hay plan. Nueve entrenadores en doce años lo demuestran”, lamentó el director del diario deportivo Marca, Oscar Campillo, en una columna, en la que añade que “no hay un estilo de juego determinado. Por eso se suceden en el banquillo madridista entrenadores de características diferentes e incluso opuestas”.

Después de José Mourinho (2010-2013) y su estilo ultra-defensivo, Ancelotti no ha sobrevivido a una segunda temporada sin títulos importantes, pese a desplegar un juego atractivo.

Y el favorito para sucederle, según la prensa española, parece ser de nuevo un técnico más bien defensivo: el español Rafael Benítez.

“Estaría bien que el próximo entrenador hablase español”, confirmó Pérez respecto a su futuro técnico, precisando que su nombre se anunciará la próxima semana.

Sin duda, Benítez es un entrenador competente, ganador de la Liga de Campeones con el Liverpool en 2005, y sin duda, este madrileño es un antiguo trabajador de la casa, donde entrenó entre 1993 y 1995 al filial.

Pero, ante un público tan exigente como el del estadio Santiago Bernabéu, el sucesor de Ancelotti deberá seducir también con su juego y, en este caso, la sombra de Carletto podría ser muy alargada.

Reconstruir la plantilla

En principio, el club con más ingresos del mundo (más de 500 millones de euros anuales) debería contar con un banquillo de alto nivel.

Pero, en los últimos años, el Real Madrid ha puesto demasiado el acento en vistosos fichajes en detrimento de futbolistas pensados para el juego: cuando el centrocampista croata Luka Modric se lesionó, el Madrid tuvo que alinear en la medular a tres centrocampistas ofensivos (Isco, Kroos, James Rodríguez).

“Conviven en el vestuario futbolistas casi todos maravillosos, pero elegidos sin más criterio deportivo que el de su incuestionable calidad”, resumió Campillo.

Ahora empezarán los movimientos de jugadores: a Sami Khedira, Fabio Coentrao o Álvaro Arbeloa se les sitúa ya fuera del club, mientras queda por aclarar la situación del capitán Iker Casillas (34 años), leyenda del futbol español, pero amenazado por un eventual fichaje del portero del Manchester United, David de Gea.

Por último están los casos de Gareth Bale, decepcionante, y el de Cristiano Ronaldo.

Mejor goleador de la Liga (48 tantos), el portugués podría haber perdido el Balón de Oro en favor de Lionel Messi tras una temporada decepcionante para el Real Madrid. Además, sufrió la afrenta de haber sido ignorado por Pérez tras reclamar públicamente la permanencia de Ancelotti.

Es decir, la tarea se perfila difícil para el futuro entrenador blanco.